Thursday 19th September 2019
x-pressed | an open journal
November 27, 2012
November 27, 2012

Acuerdo para un milagro

Author: Panos Panagiotou Translator: Anna Papoutsi
Source: TVXS  Category: On the crisis
This article is also available in: elen

Un “acuerdo o contrato” transnacionales, según la definición, es “una concurrencia escrita o verbal de voluntad entre varios estados para crear derechos y obligaciones jurídicas vinculantes para los firmantes”.

Por otro lado, un “milagro” es cualquier evento que, según los criterios establecidos, científicamente aceptados, se considera inexplicable y es un resultado estadístico improbable, pero positivo.

La razón por la que había una necesidad para el acuerdo del 27 de noviembre para enfrentar la crisis griega era que todos los “acuerdos” anteriores habían fracasado porque aspiraban a lo estadísticamente improbable y lo científicamente inexplicable. Por tanto,establecían como condición previa para su realización que Grecia aquejara récords globales fiscales y económicos que, evidentemente, sólo podían lograrse mediante un milagro.

La falta de metas realistas provocaba una incertidumbre generalizada respecto a la competencia de Grecia para alcanzarlos y eso, en combinación con las medidas constantes de austeridad excesiva y la falta total de medidas de desarrollo, intensificó el círculo vicioso en el que el país entró. Como resultado, desde el primer Memorando y hasta el “acuerdo” del 27 de noviembre, el país ha reducido drásticamente su déficit fiscal, pero también ha perdido más de 1/5 de su PIB, la economía se ha derrumbado, un récord negativo más que positivo.

Por lo tanto, teniendo como arma la experiencia del pasado, uno esperaría que cualquier tipo de “acuerdo” nuevo para afrontar la crisis griega evitaría el error fatal de todos los anteriores, es decir basarse sobre expectativas cuestionables si no poco realistas.

Pero aun así, según el acuerdo de ayer, a fin de que la deuda de Grecia alcance el 124% del PIB en 2020, que es lo más alto durante la historia moderna del país, Grecia tiene que, no sólo reducir su deuda en €50 mil millones, sino también aumentar su PIB en €60 mil millones, alcanzado al mismo tiempo superávit primarios y desarrollo superior al 4% anual a partir de 2014.

Y esto cuando la recesión griega es la más alta del mundo en 2012 y en 2013 se espera que alcance alturas equivalentes de récord mundial.

Pero debido a que mucha gente cree en los milagros, los informes internacionales ya han comenzado, apenas unas horas después del “acuerdo”nuevo, previendo su fracaso mencionando esencialmente la necesidad de un nuevo memorando en el futuro no muy lejano. Y esta vez, incluso la troika parece haber perdido la fe, ya que relaciona el desembolso de los tramos para Grecia con la aplicación de medidas y deja la ventana abierta para nuevos acuerdos en el futuro, cuando éste haya fracasado.

Así, al día siguiente de una nueva “solución” al problema griego, la cruda realidad es que, a finales de 2013, Grecia habrá perdido más del 25% del PIB en sólo 5 años, el desempleo se acercará el 30%, para los jóvenes probablemente más del 60%, y la economía y la sociedad estarán en la peor condición.

Por lo tanto, a la pregunta: ¿cómo puede una serie de medidas que, en el pasado reciente han llevado una reducción del PIB de alrededor de 60 millones de euros, llevar en un futuro próximo su aumento de 60 mil millones de euros, en particular desde que Grecia no ha subido ni siquiera una posición en el Índice de Competitividad Global (GCI), pero de hecho ha caído más de 25 posiciones desde el primer memorando?, la respuesta parece ser: sólo con un milagro.

 

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Comments are closed.