Sunday 15th September 2019
x-pressed | an open journal
August 13, 2013
August 13, 2013

Amigdaleza: el Abu Graib griego

Author: Dimitris Aggelidis Translator: Anna Papoutsi
Source: EfSyn  Category: Borders
This article is also available in: enelfr
Amigdaleza: el Abu Graib griego

El sábado por la noche, violentos disturbios estallaron en el Centro de Detención de migrantes en Amigdaleza (irónicamente llamado Centro de Huésped para Migrantes). Está bien documentado que las condiciones de detención son terribles y que la mayoría de los presos están detenidos ilegalmente ya que no han cometido ningún delito ni han sido juzgados y condenados por un tribunal.

Tras los disturbios, los “invitados” en Amygdaleza ya cuentan con 48 horas encerrados en contenedores, corriendo el riesgo de golpe de calor. En la mayoría de los contenedores no hay electricidad ni aire acondicionado y en algunos el suministro de agua está cortado.

GRE11187526.limghandler

La policía está respondiendo a los disturbios de Amigdaleza con más represión, creando un escenario de pesadilla de tensión que exacerba las políticas del Ministerio de Orden Público y trae aún más la posibilidad de una nueva rebelión.

Durante la inspección de ayer, el médico a cargo del Centro, Elpida Efthimiatou, encontró moretones en muchos prisioneros causados durante la intervención de la policía antidisturbios, que al parecer lanzó su rencor a cualquier prisionero que se encontró en su camino. Incluso hay denuncias de disparos durante la intervención de la policía. Según la policía, diez policías resultaron heridos por piedras durante la revuelta.

Signos de golpes

Los abogados que vieron a los detenidos reportaron denuncias de palizas brutales en la Oficina de Migración de la Policía, donde los presos fueron tomados. 83prisoners han llevado hasta ahora a la oficina del Fiscal del Distrito, todos con los mismos cargos por delitos graves (disturbios, intento de fuga, incendio, poner en peligro la vida humana, lesiones graves, abuso verbal). La policía detuvo ayer a dos de los diez presos que habían escapado y todavía están buscando el resto.

Al mismo tiempo, la policía y el Ministerio de Orden Público, con la ayuda de los medios de comunicación, está tratando de manejar el evento, estresando el peligro que constituyen los migrantes indocumentados, dejando de mencionar que los prisioneros en Amygdaleza no son detenidos por cualquier delito, pero sólo por razones administrativas, en muchos casos porque sus permisos de trabajo habían expirado y no han tenido la posibilidad de renovarlos, debido principalmente a los trámites burocráticos.

Las condiciones

5C473C88D3B2DED1D8CB96A6E699A49A

Spiros Rizakos, ONG Aitima:

Como repetidamente ha sido juzgado por los tribunales europeos, nuestro país somete a los refugiados y los migrantes detenidos a un trato inhumano y degradante. ¿El resultado? Suicidios de presos, muerte de un preso enfermo y repetidos disturbios. Nuestro país no sólo ignora las decisiones de los tribunales europeos, pero está llevando la situación al extremo, independientemente de las consecuencias. Pero el respeto del derecho internacional, los derechos humanos, la dignidad humana es en última instancia una cuestión de democracia y civilización. La pregunta que se hace cada vez más apremiante es si vamos a aceptar como país y como ciudadanos la violación de los valores básicos de la democracia y de la humanidad, si vamos a entrar en este camino peligroso.

Yanna Kourtowic, Netword de los Derechos Políticos y Sociales:

El problema no son las condiciones de detención. Porque incluso si las condiciones no eran horribles, y los contenedores no estaban ardientes, si había cobertizos y árboles, si la comida no era deplorable (de la que una empresa de catering se está convirtiendo rica, con €5,87 por persona al día para proporcionar una pieza de pan), incluso si habían médicos y productos  de higiene y de limpieza, los campos de detención del Sr. Dendias [1] seguirían siendo lugares de humillación y tortura de acuerdo con los tribunales internacionales que condenaron repetidamente a Grecia por esto. Lugares fuera del marco legal, donde la gente está condenada sin haber cometido delito alguno, y sin haber sido juzgada y sin limitación de tiempo de la detención. ¿Qué juez lo va a juzgar?

Eva Kosse, Human Rights Watch:

Lo que ocurrió en Amygdaleza se esperaba. Grupos internacionales de derechos humanos han documentado escandalosas condiciones de detención de los migrantes y solicitantes de asilo en Grecia. Mientras que el gobierno griego ha tomado algunas medidas modestas para mejorar las condiciones de detención, los migrantes y solicitantes de asilo, niños incluidos, siguen detenidos en condiciones inadecuadas, a menudo caracterizadas como inhumanas y degradantes. Según el derecho internacional, los migrantes que no tienen permiso para entrar o permanecer en un país pueden ser detenidos en algunos casos. Sin embargo, la detención debe ser juzgada de manera individual y no debe ser la regla. Los procedimientos de extradición se deben seguir con la debida rapidez y diligencia con el fin de minimizar el tiempo de detención. La detención de los solicitantes de asilo debe seguir siendo un último recurso. El objetivo de la política de detención aplicada por Grecia parece ser más el castigo de los migrantes en vez de la extradición, lo cual está expresamente prohibido por el derecho internacional de los derechos humanos.

[1] Nikos Dendias: Ministro de Orden Público y Protección Civil. Es el supervisor político de una Fuerza Policial que golpean y tortura abiertamente, el inspirador de operaciones (que parecen a pogromos) como Zeus (contra los inmigrantes) y Tetis (contra los drogadictos) y finalmente es responsable para el desalojo de las okupas más viejas de Atenas (los cuales han sido centros culturales y fortalezas contra el neo-nazi Amanecer Dorado)

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response