Wednesday 16th January 2019
x-pressed | an open journal
March 13, 2016
March 13, 2016

Guardia Fronteriza Europea: Qué es y cual es su objetivo

Author: Apostolis Fotiadis Translator: Susana García
Source: Enthemata  Category: Borders
This article is also available in: elenfr
Guardia Fronteriza Europea: Qué es y cual es su objetivo

El asunto de la creación de una nueva guardia fronteriza europea, debatido en la reciente cumbre de la Unión Europea, se ha pospuesto momentáneamente, a pesar de la voluntad de la Comisión de llegar a una resolución de manera inminente. Esto nos brinda una buena oportunidad para discutir la propuesta de la Comisión. En los últimos días, mediante una serie de tácticas sorpresa y filtraciones continuadas se ha creado el clima idóneo para la cumbre. A Grecia se la ha etiquetado como incapaz de proteger la frontera exterior de la UE. Sin embargo, ninguno de sus críticos ha clarificado de qué se acusa a Grecia en particular y qué significa exactamente el control de las fronteras: ¿quiere decir devolución?¿O tal vez denegar la entrada y hacer retroceder por la fuerza y de manera ilegal?

De este modo, Grecia se vio inevitablemente arrastrada hacia la derrota y para convertirse en un ejemplo que justificara el lanzamiento de la nueva agencia. Seguramente la verdad es mucho más compleja y tiene que ver con el fracaso del liderazgo europeo a la hora de diseñar e implementar una respuesta colectiva europea a la crisis de los refugiados. Sin embargo, Bruselas y la mayoría de los países europeos saben muy bien como convertir la crisis en una oportunidad de oro, como ya han mostrado durante estos años de austeridad.

Entonces, ¿en qué consiste esta nueva guardia fronteriza? Mucho más de lo que su nombre sugiere. En teoría, tal y como se la ha descrito, es otro paso hacia el proceso a largo plazo de militarización tanto de las fronteras como del interior. En realidad, la Comisión busca establecer un sistema de vigilancia y la posibilidad de intervención directa e independiente en los mecanismos de control de las fronteras exteriores de los estados miembros, así como de las instituciones a cargo de planificar la puesta en marcha de los principales ejes de la política de inmigración. Lo que se ha introducido también es un enlace entre esta nueva agencia y algunos miembros estado elegidos. De este modo, será capaz de monitorizar los puntos débiles en la puesta en marcha de las normas e iniciar los procedimientos necesarios de intervención, donde y cuando sean necesarios.

La agencia estará formada por 1.000 empleados de manera permanente y por otros 1.500 agentes operacionales. La agencia podrá usar medios específicamente técnicos, financiados casi de manera íntegra (90%) por el nuevo Fondo de Seguridad Interior, fondo que está incluido dentro del actual presupuesto de la UE. Para poder formarse una idea global sobre el asunto, se necesitaría tener acceso a todas las 28 propuestas sobre el Fondo, lo que resultaría muy difícil. Lo que sabemos es que el Fondo fue creado hace dos años por la Comisión para la adquisición de sistemas de seguridad. El coste inicial se estableció en 3.7 mil millones de euros hasta el 2020, pero la Comisión está considerando en estos momentos la posibilidad de incrementar el capital existente siguiendo los recientes acontecimientos en el terreno del terrorismo y de la crisis de los refugiados. El equipo incluye sistemas de vigilancia de tierra, mar y aire, sistemas de registro biométrico y de información personal etc. De hecho, el equipamiento para la nueva agencia se ha incluido ya en el presupuesto.

Es de vital importancia que la Comisión está intentando incluir en esta nueva estructura las normas que no ha conseguido implementar durante los meses anteriores. Por ejemplo, la nueva agencia, que podrá asumir el control fronterizo, podrá también coordinar operaciones fronterizas conjuntas entre países europeos y terceras partes, incluyendo asesores de esos países o comenzando operaciones (entre esos países) dentro de “territorio europeo” o en el territorio de terceros países.

Esto es un intento obvio de re- introducir indirectamente la idea de unificar las patrullas costeras griego-turcas y los observadores de FYROM que Frontex quiere situar en la frontera septentrional griega. Ninguna de estas propuestas hasta este momento ha salido adelante. Si la Comisión sigue insistiendo en estos aspectos es porque considera que el control fronterizo es una tarea que comienza en el territorio de terceros países.

Otra institución que se encuentra dentro de la propuesta de la Comisión es la creación de una plataforma entre la Agencia de Seguridad Marítima Europea, la Agencia de Control de Pesca y la nueva Guardia Costera, lo que ofrece nuevas oportunidades para la vigilancia conjunta y el seguimiento de operaciones mediante el uso de drones en el Mediterráneo. Esos datos tendrán diversos usos, incluido, por supuesto, el control de los flujos de población. En realidad es una manera distinta de proveer directamente al sistema de vigilancia EROSUR, al que la nueva agencia recibirá de Frontex y que será su administrador central.

A esto hay que añadir un nuevo departamento que será creado para agilizar las devoluciones. El nuevo servicio podrá organizar devoluciones en colaboración con miembros estado y podrá controlar la coordinación de las infraestructuras nacionales, en el caso en que estas no fueran eficientes. Existe también una provisión para la mejora de los trámites para otorgar documentos de viaje europeos que serán aceptados por esos terceros países para así minimizar los obstáculos burocráticos en las devoluciones. Esto quiere decir que la agencia gozará de autoridad para imponer los trámites y, por lo tanto, para determinar una parte importante de las políticas de inmigración de los miembros estado. Esto lleva al establecimiento de regímenes de detención, ya que las personas que van a ser devueltas a sus países tienen que estar retenidas hasta ese momento. Paradójicamente, la propuesta no menciona nada de esto.

Por lo tanto, ¿ha previsto todo la Comisión? ¿Hay algo que han pasado por alto o que quieren esconder tras el uso de tecnicismos tecnocráticos? Como el detallado mecanismo de responsabilidad de los ejecutivos de la nueva agencia. Frontex no se acomodaba a ese mecanismo. Se ha creado en estos momentos e incluye la posibilidad de consultas administrativas. Sin embargo, la Comisión elude clarificar bajo qué tipo de legislación estarán amparados los que trabajen para dicha agencia. Las experiencias previas nos muestran que los representantes de la UE trabajando en misiones internacionales en terceros países han disfrutado de manera formal o indirecta de inmunidad. Algo similar puede aplicarse en este caso así como un mecanismo de control sin precedentes. La agencia no está limitada por cada miembro estado y sus relaciones bilaterales con terceros países y esto puede tener serias implicaciones tanto legales como políticas. No está del todo claro cuál será el marco regulatorio para el uso de los datos obtenidos a través de las operaciones. En muchos casos incluye otros métodos como drones, sin haber creado un marco legislativo para ese tipo de vuelos.

Toda esta empresa pide la introducción de importantes cambios judiciales y políticos en el acquis communautaire para los cuales son se habido previsión previa. Es un tema tremendamente delicado. Consideremos solo el hecho de que la Eurozona, que fue diseñada durante unos 8 años, ha demostrad ser incapaz de lidiar con una realidad compleja. Cómo una novedad de tal importancia política consigue evitar deficiencias similares cuando todo el proceso político alrededor de su creación ha sido reducido a un juego de comunicación que ha durado varias semanas y que tiene como objetivo la inclusión veloz en el acquis.

Apostolis Fotiadis es un periodista (apostolisfotiadis.wordpress.com y twitter @Balkanizator), cuyo libro “Comerciantes de Frontera” (2015) [en griego] se ha publicado del editorial Potamos.

 

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response