Saturday 07th December 2019
x-pressed | an open journal
March 1, 2013
March 1, 2013

FMI: la industria del perdón

Author: Aris Xatzistefanou Translator: Eleni Nicolaou
Source: Unfollow  Category: On the crisis
This article is also available in: elenfrsq
FMI: la industria del perdón

Tres años después, en Grecia, el FMI ha triunfado en su misión que le encargó el PASOK [1] y el sistema bancario internacional.

Desde que se inventó la disculpa, se perdió el sentido del honor, diceun antiguo refrán griego. En el caso del FMI, junto al sentido del honor se perdieron unos millones de vidas y algunos miles de millones dedólares. Sin embargo, según nuestra humilde opinión, el FMI debería seguir un antiguo consejo de Mahatma Gandhi: “Nunca pida perdón si tenía razón”.

Imagínese uncocinero que cada vez que entraen la cocina sigue al pie de la letra una receta que se ha probado ser errada. Sus clientes sufren dediarrea y algunos de ellos mueren. Cada vez ,él emite un anuncio afirmando los errores de su receta, pide humildemente perdón y vuelve a la cocina para preparar otra comida letal.

Así es como intentan presentar el FMI algunos de sus devotos, pero también sus críticos, es decir, como una versión del chef sueco del Muppet show, que, no obstante, sostiene en sus manos el destino de millones de personas en todo el planeta.

El famoso error del “multiplicador” que el FMI (pero no sus subordinados pagados en las oficinas políticas y periodísticas de Grecia) admitió no es más que el último ejemplo en una larga lista de “mea culpa” de la organización internacional.

Es difícil encontrar siquiera un caso en el que la intervención del Fondo no haya provocado consecuencias devastadoras para la economía real y que no haya sido seguida por una admisión, pública o secreta, de responsabilidad por los analistas de la organización.

Al pico de su “fracaso”, el FMI admitió públicamente que Islandia logró escapar de la crisis porque no siguió ni una de las reglas que le iban a imponer los sacerdotes del capitalismo neoliberal– en realidad cometió todos los pecados: desde la suspensión de pagos y la devaluación de la moneda nacional hasta la nacionalización de los bancos y la prohibición de la circulación libre del capital.

En el pasado, a través de sus reportes, el Fondo había descrito uno por uno los errores cometidos en el caso de Argentina, que llevaron el país al colapso económico. Se trata exactamente de los mismos “errores” que fueron impuestos a Grecia, con la política de austeridad, con la negación de que el país suspendiera los pagos y la persistencia en una unión monetaria que tuvo resultados casi idénticos que la fijación del peso argentino al dólar de los EE.UU.

Pero, ¿son estas razones para que los oficiales del Fondo pidan perdón? Nuestra respuestaescategóricamente negativa. Porque, contrariamente a la percepción común sobre el “cocinero fracasado”, el FMI es un excelente asesino en serie. El hecho de que cada vez él describa cómo mató a su víctima no significa, de ninguna manera, que haya fracasado en sumisión.

Dos son los grandes secretos ocultos de los pomposos “mea culpa” del FMI. En primer lugar, no cuestan nada. Exclamar “¡ups!”después de haber reducido la esperanza de vida de millones depersonas por diez años –como sucedió en Rusia–, de haber llevado a miles al suicidio –como en Grecia–, de haber obligado a cientos de niños a mendigar –como enArgentina–y decenas de mujeres a la prostitución–como en Rumanía– no es una disculpa sincera. De hecho, es como escupir a la cara a sus víctimas, indicando que tuvieron la mala suerte de encontrarse en la ruta de supicadora.

Sin embargo, el “malentendido” mássignificativo acerca de las disculpas del FMI se encuentra en el contenido de los temas por los que pide perdón. La organización internacional puede disculparse fácilmente por no haber rescatado las economías de los países que le solicitaron ayuda, simplemente porque nunca intentó hacerlo. Como me había explicado el economista argentino Claudio Katz, “El FMI es un instrumento de los bancos y, como no cambia la actitud de los bancos tampoco cambia la actitud de esta organización”.

El “malentendido” mencionado, que el papel del FMI es rescatar a los países, tiene su origen en 1944, cuando los vencedores de la Segunda Guerra Mundial diseñaron la nueva arquitectura económica con el Acuerdo de BrettonWoods. Esa nueva arquitectura, reflejando los nuevos equilibrios formados después del colapso del Imperio Británico, estableció la dominación del dólar como moneda global. El FMIy el Banco Mundial, que nacieron en el mismo año, funcionaron como reguladores y depositarios del nuevo sistema, interviniendo para cubrir defectos en las tasas de cambio de los países y ayudar Europa a integrarse sin problemas en el nuevo mundo del capitalismo estadounidense.

Esta lógica, sin embargo, se derrumbó a principios de los años 70 junto con el espíritu de BrettonWoods. Desde entonces, el Fondo dejó de ocuparse de cuestiones como la estabilidad de las tasas de cambio y se enfocó en los países en desarrollo, quienes de repente cayeron en la trampa de la deuda. El FMI se convirtió en unos pocos años en un “hombre del frac” [2] de las grandes instituciones financieras del planeta. “Fue un saqueo constante por parte de los países del Norte”, nos explicaba antes Hugo Arias, director del Comité de Auditoría de Ecuador y un colaborador del presidente Rafael Correa.

Desde este momento, los objetivos del FMI no han sido ayudar a las economías nacional es a salir de la crisis, sino mantenerlas en un estado constante de limbo, permitiendo que los bancos extranjeros chupen del superávit del trabajo de sus ciudadanos. Si el país se hundiera económicamente –es decir, si procediera a una obligatoria suspensión de pagos– los bancos perderían su dinero. Si, por otro lado, el país se recuperara, se escaparía del control de los bancos. Cualquiera de las dos situaciones constituiría un fracaso para el FMI, que perdería su utilidad para el sistema financiero global.

El ejemplo de Corea del Sures un arquetipo de las mañas del FMI, quien en este caso llevó al país a la recesión más profunda desde la crisis financiera de 1997 para ayudar a los bancos -prestamistas como AmericanCitibank y ChaseManhattan. Esta situación se repitió en Indonesia. Según un informe confidencial del FMI que se filtró al New YorkTimes, el fondo exacerbó lacrisisbancaria del país bloqueando los esfuerzos para reestructurar la deuda, algo que podría perjudicar los intereses de los acreedores extranjeros –que es lo que hizo el gobierno de Papandreou en los primeros años de la crisis, con el mandato del FMI y el apoyo teórico y mediático de académicos y periodistas bien pagados.

La excepción es el caso de la Turquía, cuya importancia geopolítica no permitió a Washington sacrificar la en el altar del beneficio bancario directo. “Nunca hemos tratado a Turquía sobre bases puramente económicas”, me había confiado en el pasado un economista griego que estuvo durante años en la sede del FMI junto a la alta dirección. Era poco después de la crisis financiera de 2001, cuando el FMI y el Banco Mundial generosamente ofrecieron 20 mil millones de dólares.

En todos los otros casos, el Fondo ha podido pedir generosamente perdón porla situación en que ha dejado la economía nacional, pero a sabiendas de que ha cumplido su misión. Eso exactamente es lo que ha pasado en Grecia: los acreedores lograron librarse de sus bonos tóxicos de la deuda, la legislación laboral volvió a las condiciones del siglo XIX, la propiedad pública se ha estado liquidando para la inmensa satisfacción de las élites económicas griegas y extranjeras y las reacciones están reprimidas, ya sea por la policía oficial o por organizaciones paraestatales fascistas, fomentadas por funcionarios autorizados de PASOK y laNea Dimocratia [3]. El caso de Grecia es tal vez el mayor éxito en la historia del FMI. Y por mucho que solicite perdón, no puede ocultar el triunfo absoluto.

[1] PASOK: el llamado partido socialista que ha sido gobernando a Grecia durante 22 años (1981-1989, 1993-2004, 2009-2012) de los 38 años desde el fin de la dictadura (1974). Todavía, es uno de los partidos del gobierno de coalición
[2] Es una persona cuyo trabajo es ir y colectar los tramos de deuda
[3] ND: el partido conservador que está en la cabeza del gobierno de la coalición

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response