Thursday 12th December 2019
x-pressed | an open journal
May 27, 2014
May 27, 2014

Grecia: El pueblo vs las leyes corporativas: Algunas notas personales sobre mi participación en el gran #vote4water referéndum sobre el agua de Salónica

Source: autonomias.net  Category: On the crisis
This article is also available in: elen
Grecia: El pueblo vs las leyes corporativas: Algunas notas personales sobre mi participación en el gran #vote4water referéndum sobre el agua de Salónica

Esta es una evaluación personal del referéndum de base popular que tuvo lugar en Salónica el 18 de Mayo sobre la privatización del agua. Se puede leer más sobre los antecedentes del referéndum aquí.

Lo primero, un análisis cuantitativo:

Unos 2.000 voluntarios colocaron urnas electorales a la salida de 192 colegios electorales de 11 distritos de la zona metropolitana de Salónica dónde estaban teniendo lugar las elecciones municipales. Numerosos grupos e iniciativas ciudadanas trabajaron codo con codo para llevar a cabo el plebiscito, con el apoyo moral y en infraestructuras de 11 juntas municipales de distrito. Unos pocos voluntarios, intimidados por las amenazas del gobierno, no aparecieron, sin embargo, los grupos coordinadores movieron rápidamente a la gente y cubrieron los huecos. Hubo incidentes menores, con algunos guardias policiales rechazando la entrega de urnas electorales, pero los consejeros legales intervinieron con éxito en todas las ocasiones.

218, 000 personas votaron, cerca del 34% de los votantes registrados. Esto, comparado con el 55% de los votantes registrados que participaron en las elecciones municipales. Más de la mitad de aquellos que votaron dentro de los centros electorales también votaron en el referéndum. De haber estado las urnas dentro de los patios, en lugares centrales fáciles de ver, las cifras hubieran sido mucho más altas. Desafortunadamente el gobierno ignoró la llamada de los organizadores y los desterraron de los patios, a menudo a sitios alejados de las entradas. El 98 % del voto fue un “NO” a la privatización de la compañía de agua y de alcantarillado de Salónica. La razón para esta cifra tipo “norcoreano” es doble: primero, los habitantes de Salónica están abrumadoramente en contra de la privatización. Los sondeos de opinión anteriores al referéndum mostraron que la oposición a la privatización alcanzaba un 75%. Segundo, el gobierno, a través de declaraciones del candidato consistorial conservador de Salónica y un circular del Ministro del Interior, dio “las directrices de partido” a sus partidarios: el referéndum es “ilegal” y “de cuestionable validez”. De esta manera, muchos votantes conservadores se mantuvieron alejados de las urnas, aunque muchos de ellos votaron en el lado del “No”.
Cientos de voluntarios estuvieron en pie hasta las 4 de la mañana contando los votos, en un entremezclado estado de agotamiento y euforia, bajo la supervisión de La Asociación de Abogados de Salónica y decenas de observadores internacionales. Los resultados fueron mostrados en directo en www.vote4water.gr.

Ahora, cualitativamente:

El referéndum es indudablemente la mayor movilización de base ciudadana que la ciudad ha visto en años. Requirió un alto grado de prolongado compromiso y responsabilidad por parte de un gran número de personas, y creó un gran sentimiento de vinculación afectiva entre los participantes. Siendo el resultado de una amplia alianza de colectivos, instituciones e individuos de todo el espectro político, requirió una estrecha cooperación y una acción conjunta entre grupos que normalmente están en desacuerdo o en competición, estableciendo, de este modo, los cimientos de un futuro entendimiento político y de una futura coexistencia.
Hizo añicos la soledad y el sentimiento de aislamiento de los activistas por lo público y lo común de larga trayectoria, los cuales entraron en contacto con la población general y se dieron cuenta de que hay un hilo que conecta nuestras luchas con las preocupaciones de los ciudadanos de Salónica. A pesar de mantener una estricta neutralidad durante el tiempo de las votaciones y tratando de disuadir discusiones alrededor de las urnas, la gente siguió expresando su indignación ante los planes de venda de la compañía o ante el intento de declarar ilegal el referéndum.

Fue un momento de empoderamiento, donde los habitantes de Salónica sintieron que habían recuperado un poco de la dignidad arrebatada por 4 años de austeridad y desposesión.

Mucha gente, desilusionada con el proceso electoral, salió solo para votar en el referéndum. Es increíble el gran efecto que puede tener en un sistema político, que trata sistemáticamente a los votantes como clientes y promueve apatía y resignación, el hacer que nuestras voces se oigan.

De este modo el 18 de mayo plantamos una pequeña semilla de democracia directa y participación ciudadana en los asuntos políticos.
Por supuesto que mucho de lo que pasa por democracia directa hoy en Grecia está seriamente confundido, en una fórmula común, siendo “democracia participativa+ referéndums sobre asuntos importantes=a democracia directa”. En absoluto. La democracia directa es la participación sin mediadores de toda la sociedad en el gobierno político desde el nivel local hasta arriba, sin la necesidad de estructuras de representación y los frecuentes rituales de delegación de nuestro poder político, como las elecciones nacionales. Pero, por supuesto, el camino a este ideal de ciudadanos comprometidos y activos que tomen las riendas de sus vidas pasa a través de la participación directa en la comunidad local, el incremento de concienciación y la educación en la solidaridad y la cooperación, rompiendo con el adoctrinamiento de toda una vida en individualismo, consumismo y aislamiento social.

Este es otro aspecto en el cual el referéndum ha sido crucial: en la creación de una conciencia política y de un empoderamiento colectivo.

Antes del referéndum, el movimiento del agua de Salónica consistía en unos pocos cientos de dedicados activistas y en un largo número de involucrados ciudadanos. Después de la experiencia de empoderamiento del referéndum, me atrevo a decir que este movimiento puede adquirir proporciones de “movimiento popular”, comparable al de los movimientos de masas luchando por la tierra y la dignidad contra un nocivo proyecto de megamineria cerca de Chalquidiki.

Después de la experiencia del domingo, la única cosa que podría entorpecer el movimiento, tal y como a menudo es el caso en luchas exitosas, sería una pelea interna entre aspirantes a políticos, partidos políticos y otros grupos extraídos de la plusvalía política de la majestuosa movilización de miles de personas a las que realmente les importan poco los movimientos micro-políticos. Todos necesitamos permanecer humildes en este momento crítico de la lucha, se ganó una gran batalla, pero el enemigo real, el capitalismo corporativo con su gobierno de títeres, sigue apretando las tuercas a la compañía del agua de Salónica. Hasta que no nos movilicemos todos para expulsarlos de nuestra ciudad, cantar victoria y reivindicar reconocimientos es simplemente absurdo. Y permaneciendo humildes en este momento significa: reconocer que el movimiento es diverso y multitudinario; que ningún individuo o grupo puede hablar en nombre de todo el movimiento; que ningún partido político, candidato o grupo consistorial puede reclamar el crédito de los resultados del referéndum; y lo más importante, que el gran “NO” popular a la privatización es sólo el preámbulo para una discusión democrática acerca del futuro de la gestión del agua y sobre el mejor camino para asegurar la participación democrática, la protección medioambiental, y la trasparencia y justicia social en la provisión de este valioso recurso.

Como nota aparte, algo interesante sobre las elecciones municipales del domingo en el cercano distrito de Aristóteles, afectado por el conflicto minero mencionado anteriormente: el movimiento que se opone a la gestión de la mina consiguió, a través de un proceso democrático, elegir a un candidato común que se presente como candidato opositor al alcalde Chirstos Pachtas, que es prácticamente un portavoz de Eldorado Gold, la compañía canadiense que promueve el proyecto minero. El domingo 18 de mayo, el candidato del movimiento, Giannis Michos, ganó por un margen moderado y consiguió echar a Patchas de una posición que él considera como un derecho de nacimiento-después de todo, él fue el vice-ministro de Economía que vendió los derechos de explotación minera a la compañía canadiense a cambio de migajas, una transacción condenada por las Cortes Europeas.

A pesar de ser acusado de haber moderado su postura, el nuevo alcalde, Giannis Michos es el símbolo de un movimiento que ha dejado de lado las diferencias y los enfrentamientos micro políticos para confrontar a un enemigo común a través de los medios que sean necesarios. Es el primer signo de madurez en los movimientos de resistencia anti-neoliberal griegos, en un panorama donde aquellos en el poder han conseguido dividir y conquistar, haciendo que se enfrenten todos los grupos entre ellos y de este modo, consiguiendo que una despiadada pequeña élite controle a la gran mayoría de la población.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response