Wednesday 16th January 2019
x-pressed | an open journal
July 8, 2015
July 8, 2015

Grecia: Entrevista con un consejero del gobierno sobre los 5 meses de las negociaciones

Author: Christian Salmon Translator: Susana García
Source: Mediapart  Category: On the crisis
This article is also available in: elen
Grecia: Entrevista con un consejero del gobierno sobre los 5 meses de las negociaciones
En esta entrevista con Mediapart, un asesor del gobierno griego, que ha estado presente en el epicentro de las negociaciones entre Atenas y sus acreedores internacionales durante los últimos cinco meses, revela en detalle lo que parece una partida de póker, en la que se juega el destino de una nación a la que se ha doblegado económica y socialmente.  Su único e inquietante relato saca a la luz el proceso que ha conducido a esta semana decisiva. Describe el extraordinario acoso al que se ha visto sometido el gobierno de izquierdas griego por parte de sus acreedores, incluyendo  la amenaza directa del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem ,de provocar el colapso de los bancos helenos si no se llegaba a firmar el drástico programa de austeridad. “Fuimos a la guerra pensando que teníamos las mismas armas que ellos”, dice. “Subestimamos su poder”.

Sobre el acuerdo del 20 de febrero

[…] Ya desde finales de febrero y sin duda desde mediados de marzo, se hizo evidente que los acreedores no iban a respetar el acuerdo del 20 de febrero, el cual dice que Grecia propone reformas, la Troika-“las Instituciones”, como se la llama ahora- evalúa y acepta, y las reformas siguen adelante. Nada de eso pasó. Las instituciones siguieron rechazando las reformas sin mirarlas. “No, son muy generosas”, y Varoufakis seguía diciéndoles: “Por favor, déjenos completar las cuatro o cinco reformas en las que estamos todos de acuerdo y son contempladas como necesarias,  déjenos implementarlas y podrán analizarlas y hacer una valoración de ellas”. Las Instituciones dijeron: “No, no, necesitamos un acuerdo completo antes de que llevemos a cabo esas reformas, porque si lo hacen ustedes sería una acción unilateral. Todavía no las hemos aprobado.Es cierto, llegamos a un acuerdo, pero todavía no hemos determinado el superávit primario”. Con lo que nos vemos incapaces de hacer nada, pero al mismo tiempo quieren ver nuestras cuentas porque no se fían en nuestros cálculos.

Todo el dinero que debemos…cerca de 17 mil millones de euros, [de los cuales] 10 mil millones [son]  del restante de los 50 mil millones de euros del Fondo de Estabilidad Financiera [Helena]  el cual, bajo el acuerdo del 20 de febrero, tendríamos que devolver. No hemos recibido nada de dinero desde junio del año pasado, con lo que durante 12 meses, hemos estado pagando alrededor de 10 mil millones de euros a los acreedores, euros salidos de nuestros propios recursos, sin obtener un solo euro de ellos. Dinero que habían acordado dar, por supuesto bajo condiciones.

En el laberinto de las “pseudo-negociaciones”

Todos los préstamos que hemos recibido, de 240 a 250 mil millones de euros, han ido para el pago del interés de la deuda, de vuelta a los acreedores. El primer rescate fue un rescate de los bancos al estado.  No recibimos ninguna financiación para pagarlos, no podíamos pedir prestado a corto plazo, y no podíamos facilitar la liquidez de la economía porque el BCE estaba poniendo una restricción tras otra. Así que, tienes un problema de liquidez, y al mismo tiempo tienes un problema de financiación. Los dos están conectados en lo que yo llamé desde el principio “asfixia crediticia”.

A mediados de marzo, finalmente, algunas fuentes de Bruselas dijeron a los corresponsales en Bruselas que “sí;  las instituciones- el EBD, el FMI y la Comisión Europea, están ahogando el crédito para obligar al gobierno a cumplir, aceptar las reformas, a hacerlo deprisa, etc.”. Para mí fue un reconocimiento de que estaban chantajeando económicamente al país de la peor manera posible. La peor de las sanciones económicas. Si [tomáramos] Irak, y en vez de imponer un embargo comercial dijeran “vamos a cortar todos tus activos, vuestros bancos no tendrán dinero, ni dólares, ni nada, tendréis que emitir moneda, vais a quedar expuestos”. Pero no hicieron eso en Irak. Fue un embargo comercial, no una asfixia financiera o de crediticia. Porque en cualquier momento, gradualmente,  terminas por morir. No puedes sobrevivir a eso por mucho tiempo. Varoufakis lo ha incluso denominado “waterboarding[1], waterboarding financiero y fiscal.

La asunción es que cerrando el grifo, lo cierran para el mundo entero. Esto no ha pasado y lo siento. Estaba siguiendo el comportamiento del euro, cómo estaba reaccionando, porque hicieron experimentos. [El ministro de economía alemán] Schäuble y Berlin son astutos,  imponen crisis artificiales en las negociaciones  de vez en cuando: “Oh, los griegos no están cooperando, no han entendido lo que hay que hacer, no nos están dando ninguna cifras”. Y en vez de caer, el euro sube. Lo mismo con las bolsas europeas.

Dije, dejad que Tsipras vaya al Parlamento Europeo y diga que así es cómo nos han estado tratando los últimos meses. También, rechazad la puesta en marcha de esas medidas severas. Ellos [el gobierno griego] prefieren perder las elecciones [antes que] ejecutar esas reformas. Pero cada vez que han intentado una negociación política,  [los acreedores]  les han tomado el pelo: veinte veces con Merkel y cinco más con Schäuble. Y en cuántas [reuniones] del  Eurogrupo dijeron: “que vuelvan los equipos técnicos, que vuelva la Troika”. El [gobierno griego] dijo: “no, queremos una decisión política”, [pero se les dijo]: “Nuestra decisión política es que se vuelva a la decisión técnica, no se puede tener una decisión política sin una decisión técnica”.

Entre bastidores  con el “rey” Schäuble, y cuando Dijsselbloem amenazó con hundir a los bancos griegos

A comienzos de febrero, Jeroen Dijsselbloem dijo a Varoufakis: “O firmáis el memorándum que los otros también han firmado, o tu economía va a colapsar”. ¿Cómo? “Vamos a hacer colapsar tus bancos”. Dijo eso. En su última entrevista a ERT, la [cadena pública] de televisión [griega], hace dos días, Varoufakis dijo: “No lo denuncié entonces porque esperaba que la razón prevaliera en las negociaciones con todo el Eurogrupo”. Así que siguió con los múltiples acuerdos. Y la credibilidad, así como el dinero, se perdió.

El Eurogrupo no es un organismo propiamente democrático en su funcionamiento. El gobierno griego lo descubrió, de nuevo, muy tarde, cuando el Eurogrupo quiso rechazar a Varoufakis tras el anuncio del referéndum. Lo que fue, básicamente, un gesto de humillación. Varoufakis dice: “¿Quién decide eso?”,  “Dijsselbloem dice: “lo decido yo”. “¿No se debería votar? ¿No debería haber unanimidad?”, “Si, pero no se necesita grabarlo, no hay actas. Él lo grababa, otros también.  ¿Por qué? ,  porque no se levantan actas, no hay minutas. Así que nada es oficial.

No puedes decir: “Fui al eurogrupo e Italia dijo esto, Chipre dijo lo otro” etc. Así que todo el mundo puede salir de allí y decir lo que quiera. Nadie puede decir: “¿estás seguro que dijiste eso? Echemos un vistazo a las actas”. No hay actas. Por supuesto nadie pude salir con una cinta grabada. Varoufakis dijo que, evidentemente, él llevaba sus propias actas, porque tenía que informar al primer ministro, y los otros lo hacen también. Y los otros salían gritando: “Oh, Varoufakis admitió eso y esto”.

Los otros países en este escenario tienen que pensar que Wolfgang Schäuble es el rey, que controla a los demás, puede alzar la voz y decir “no”. Varoufakis ha descrito incidentes que muestran cómo la Eurozona es completamente antidemocrática, casi una dictadura neo-fascista. No puedes confiar en que los otros están diciendo. Varoufakis dice que si pudiera negociar con cada uno durante una hora, el acuerdo se hubiera alcanzado en un día. Pero no lo puedes hacer porque cada uno tiene diferentes prioridades y diferentes personas diciéndole “no”.

No puedes argumentar demasiado con Schäuble. Sería peligroso. Porque no conseguirás financiación, los bancos alemanes querrán su dinero,  etc. Así que en una institución donde no puedes conseguir que se escuche tu voz, ¿qué sentido tiene enfrentarse [a ellos]? No había nadie más que Varoufakis hablando claro. Schäuble ha dicho: “¿Cuánto dinero quieres para salir del euro? No quiere de ninguna manera a Grecia dentro del euro.  Él fue el primero en sacar el tema del Grexit ya en el 2011.

Fuimos a la guerra pensando que teníamos las mismas armas que ellos. Hemos subestimado su poder […] Es un poder que se adentra en el mismo tejido de la sociedad, en la manera en la que la gente piensa. Controla y chantajea. No teníamos muchos resortes. El edificio europeo es ya kafkiano.

[1]Waterboarding”: técnica de tortura conocida como” bañera” o “submarino”

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Comments are closed.