Tuesday 19th November 2019
x-pressed | an open journal
February 5, 2014
February 5, 2014

Grecia: Sobre las subastas

Author: Dimitris Papoutsis Translator: Elena Blanco
Category: On the crisis
This article is also available in: elenit
Grecia: Sobre las subastas

Las dimensiones reales

Existen unas cuantas cosas que mencionar desde el principio. El año en el que el gobierno griego, de manera irresponsable, impuso la troika (FMI, BCE,CE) en el país, como representantes de los acreedores y en el que firmó, sin previa negociación, el primer rescate, la deuda descubierta de los bancos griegos (los cuales, durante la crisis económica de 2008 tuvieron una mínima exposición a capital tóxico y no estaban en riesgo) llegaba a 300 billones de euros y se desglosaba más o menos como se indica a continuación: 100 billones de euros en bonos del estado griego, 100 billones de euros en préstamos corporativos y 100 billones de euros en hipotecas y préstamos al consumidor. En torno a 450000 propietarios firmaron préstamos hipotecarios, principalmente durante el período en el que el país se unió a la Eurozona (2000), por un total de aproximadamente 72 billones de euros. Esta cantidad corresponde al 40% del PIB y es muy pequeña en comparación con otros países [1]. Hoy en día se estima que las hipotecas en rojo, es decir los préstamos atrasados durante más de 90 días, representan el 30% del total [2]. Como consecuencia, la cantidad total atrasada de la hipoteca en rojo no excede los 21.5 billones de euros, incluso si consideramos el préstamo original como la deuda restante. En realidad, las estimaciones convergen en la suma de 18 billones de euros. De hecho, la cantidad de hipotecas en rojo sobre primeras viviendas es incluso más pequeña. Esto representa el parámetro cuantitativo del tema de “las hipotecas en rojo en Grecia” y aporta una clara respuesta al alarmismo, según el ministro de economía y otros, conforme el cual si se prohibiesen las subastas sobre la primera vivienda, colapsaría el sistema financiero.

El marco institucional

Tras la explosión de la crisis económica en 2008, el entonces gobierno griego reforzó los bancos con una inyección de 28 billones de euros, imponiendo al mismo tiempo la protección de todos los prestatarios con deudas inferiores a 200000 euros, a través de lasuspensión de subastas,. Esta provisión y sus extensiones que se adoptaron después, fue vigente hasta el 31/12/2013. En 2010, tras la implementación del primer rescate, se adoptó la ley 3869/2010 para los propietarios endeudados, que definía las condiciones y procedimientos para la protección de la primera vivienda y que aún es vigente (modificada en junio de 2013 y otra vez en diciembre de 2013). El marco legislativo fue complementado en junio de 2013 con la ley 4161/2013, atañendo, sin embargo, sólo a los prestatarios que están al corriente de pago y por lo tanto obviando la regulación de las hipotecas en impago. A finales de 2013 y bajo presión social, el gobierno diseñó y promulgó una ley [3] que extiende, bajo ciertas condiciones, la prohibición de las subastas de primera vivienda durante un año, con el fin de establecer un marco regulador de las hipotecas en rojo. Pero la retórica oculta las verdaderas intenciones.

Intenciones

Creemos que los datos presentados hasta ahora dejan claro que los gobiernos pro-austeridad de los pasados 4 años han sido reacios a regular el problema de las hipotecas en rojo, surgido precisamente a raíz de las bestiales políticas de austeridad impuestas después de 2010, ya quehasta entonces, el porcentaje de hipotecas en rojo era muy bajo y normal. En un país, quedurante los últimos 20 años ha estado bajo la dominación de los bancos existe la paradoja que los bancos siguen siendo dirigidos por sus anteriores dueños, incluso después dela ayuda de recapitalización con dinero público que los convierte en propiedad del estado. Hoy en día, aproximadamente 180000 propietarios están amenazados con perder sus casas, que es suprimera vivienda. Estos propietarios, de hecho, están saldando sus préstamos a través del pago de impuestos, dado quelos impuestos se han multiplicado por 7 en los últimos 4 años, mientras que la ampliación de la base imponible ha ocurrido principalmente sobre la clase baja, y a través de la reducción de salarios y pensiones. A raíz de estos impuestos adicionales y los recortes, el gobierno griego ha puesto un total de más o menos 220 billones de euros, en líquido y garantías, a disposición de los bancos. Sin embargo, el gobierno prefiere mantener a los prestatarios atrapados, ocultando el problema real que es, dado el desastre económico, el hecho que esas hipotecas son imposibles de saldar.

Una solución efectiva al problema de las hipotecas en rojo, ejecuciones y subastas debe tener en cuenta la reducción del valor de la propiedad de los últimos 4 años, dirigida y violentamente implementada por los rescates. Está asumido de manera general que, en un contrato de hipoteca, el prestatario y el prestamista comparten responsabilidades. Esto explica por qué los bancos, antes de aprobar una hipoteca, llevan a cabo una investigación sobre el potencial económico del prestatario prospectivo y proceden con estimaciones detalladas por parte de expertos sobre el colateral de la hipoteca. Por lo tanto, un prerrequisito para cualquier arreglo de una hipoteca en rojo, y en consecuencia de las ejecuciones, subastas y desahucios, es reestructurarlas bajo los siguientes principios:

a) Reducción de la hipoteca o del balance proporcional de la hipoteca siguiendo la disminución del valor de la propiedad.

b) Cualquier subasta de una propiedad nombrada colateral debe agotar todas las reclamaciones del banco contra el prestatario. Esto significa que no es aceptable que el banco se apropie de la vivienda del prestatario, la venda a un precio ridículo y luego persiga al prestatario obligándole a pagar el resto de la hipoteca, ya que ha evaluado y aceptado la propiedad como seguro por la hipoteca completa.

c) La meta no sólo debe ser la protección de la primera vivienda sino, también, la total y definitiva liberación de las obligaciones financieras de los prestatarios los cuales, a raíz de la crisis, son incapaces de saldar las hipotecas.

Todo lo anterior respondería a la pregunta de los prestatarios, que ven que los bancos niegan cualquier discusión sobre la reestructuración de las hipotecas en rojo, y al mismo tiempo, negocian sobre la venta a fondos extranjeros con precios reducidos hasta el 20%. La actitud de la troika, obsesionada y persistente sobre la eliminación de la prohibición de las subastas es esclarecedora y confirma la imposición que aplican sobre el valor de la propiedad buscando una reducción aún mayor con el fin de satisfacer a los inversores extranjeros. Además, la reducción de la transferencia de impuestos al 3% (aunque presentada como una bajada de impuestos) sirve exactamente para eso.

El problema político

El gobierno, que adoptó dicha ley, apuntaba en realidad a superar las reacciones de los diputados para conseguir su voto a favor del llamado impuesto inmobiliario, que sirve para lo mismo que la devaluación de la propiedad, a través de sobreimpuestos. El gobierno sabe que el tema de las subastas podría despertar a la sociedad griega. El tema de la vivienda en Grecia genera parámetros psicológicos totalmente diferentes a los del resto de Europa. No es casualidad que la tasa de propiedad ascienda hasta un 80%. El “techo” es sagrado para los griegos.

Ahora mismo, la lucha en contra de las subastas tiene dos metas:

a) La lucha por la mejora del marco legislativo que protege la primera vivienda -más allá de 2014- junto con la necesaria reestructuración de las hipotecas y

b) La cancelación de las subastas. Este es un campo privilegiado para la sociedad griega que ha sufrido sucesivos vapuleos en los últimos 4 años. Varios movimientos sociales en contra de las subastas han surgido y ya se coordinan en acción conjunta. Me refiero a la coordinación de más de 20 colectivos activistas y otros movimientos espontáneos en todo el país que, a través de su intervención, luchan por prevenir las subastas. Igualmente importante, en mi opinión, es que esos movimientos promueven la lucha en vez de la caridad. El problema con las subastas podría desencadenar luchas sociales en contra de los gobiernos de austeridad y las políticas destructivas impuestas por la troika. Si la sociedad es derrotada en este terreno, será una derrota permanente.


[1] En Irlanda las hipotecas llegaron a representar el 300% del PIB

[2] Datos provenientes de un discurso parlamentario del diputado de SYRIZA Yorgos Stathakis

[3] Cabe destacar la tolerancia tácita de la troika y la aceptación por parte de los bancos

Creative Commons License
Grecia: Sobre las subastas by Dimitris Papoutsis is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response