Thursday 14th November 2019
x-pressed | an open journal
February 14, 2013
February 14, 2013

Saludos desde la democracia ateniense

Author: Dimitris Dalakoglou Translator: Sara R. Romo
Source: Open Democracy  Categories: Antifascism, On the crisis
This article is also available in: enfrelpt-pt
Saludos desde la democracia ateniense

La aparición de Amanecer Dorado como fuerza política en las calles de Atenas ha dado al estado griego la oportunidad de adoptar un programa xenofóbico y de eliminar por la fuerza las amenazas a la austeridad impuesta por el gobierno. El arresto y la tortura de grupos de inmigrantes y oponentes políticos en la ciudad ponen en cuestión la futura credibilidad de la democracia griega.

En los meses finales de 2012, los principales medios de comunicación griegos han dejado de publicar noticias sobre los ataques neo-nazis a comunidades inmigrantes, que han sido una plaga en Atenas desde hace un año. Sin embargo, un ataque a mediados de enero de 2013 sí acaparó toda la atención de los medios. En el llamado distrito de Petralona de la capital ateniense, dos griegos en moto mataron a apuñaladas a un inmigrante pakistaní. Gracias a un testigo que lo vio todo, los dos asesinos fueron arrestados pocos minutos después. Sin embargo, hay una evidente disyunción entre las poco frecuentes detenciones relacionadas con violencia racial y la paradójica evidencia de violencia y acoso diario dirigidos a las comunidades inmigrantes de la ciudad. El miedo a la venganza y las conocidas relaciones entre las fuerzas policiales griegas y los grupos de extrema derecha contribuyen a disuadir tanto a víctimas como a testigos a dar a conocer crímenes motivados por el racismo, y así se oscurecen las estadísticas sobre la violencia racista en todo el país.

Se encontraron carteles pre-electorales del partido neo-nazi griego Amanecer Dorado (AD) en la casa de uno de los asesinos, así como fotos de Michaloliakos, el líder de AD. La hija de Michaloliakos, miembro prominente del partido de sus padres, ha sido arrestada por un ataque racista similar en 2012. También participó en una “patrulla” motera que hirió seriamente a un inmigrante no lejos del distrito de Petralona.

El actual surgimiento de la extrema derecha en Grecia puede ser entendido como el reflejo del autoritarismo y reaccionarismo progresivo del Gobierno. Desde agosto de 2012, los habitantes del centro de Atenas han sido sometidos a una operación policial fundamentalmente racista, muy parecida a un pogromo, que han dado en llamar “Xenios Zeus” [en honor al antiguo dios griego de la hospitalidad (!)]. Desde sus inicios esta operación ha detenido a unos sesenta mil inmigrantes. Sin embargo, los ataques de neo-nazis justicieros a inmigrantes hacen que esta brutalidad policial y esta criminalización de las comunidades inmigrantes parezcan suaves: después de todo, apuñalar a gente de color en las calles es muchísimo peor que arrestarlos y luego detenerlos sin ninguna razón en particular.

Golden Dawn honors the memory of the Imia incident heroes in Athens

 

Amanecer Dorado marcha en Atenas. Nicolas Koutsokostas/Demotix

El ascenso de Amanecer Dorado

Así, el ascenso a la prominencia de Amanecer Dorado como fuerza política ha tenido una serie de beneficios para un gobierno griego cada vez más impopular.

Dos de los mayores periódicos del país, en el mismo día de septiembre de 2012, publicaron sendos artículos con titulares muy parecidos, realizando una argumentación casi idéntica sobre la oportunidad que Amanecer Dorado significaba para el Estado griego. En resumen, los artículos sugieren que el ascenso de AD ofrece una oportunidad que el Estado elimine los “dos extremos” de la política griega. Se podría sugerir que aquellos que los medios pro-gobiernos etiquetan de “extremistas” son cualquiera que critique o se oponga a la política del gobierno. Así, catalogar a Amanecer Dorado de “extremo” es engañoso, ya que comparte varios objetivos con el gobierno. Sin embargo, la simplista “teoría de los dos extremos” sugiere que la actual crisis política y social podría permitir a las autoridades poner sus miras en la izquierda radical y en los grupos anti-autoritarios, que –entre otras cosas– realizan actividades anti-nazi en todo el país.

En una respuesta perfecta a los artículos de prensa, la policía lanzó una operación a gran escala contra dichos movimientos sociales en todo el país, una operación que abrió suficiente espacio tanto a nivel político como físico para que grupos neonazis como AD prosperaran.

En los últimos días de septiembre de 2012, durante un rally antifascista de motos en el centro de Atenas, hubo enfrentamientos con los neo-nazis. La policía inmediatamente intervino arrestando a quince antifascistas y torturándolos en las oficinas centrales de la Policía. Esto fue el comienzo de la actual ola de persecución por parte del Estado contra el movimiento anti-nazi.

Villa Amalias

Sin venir a cuento, en diciembre de 2012 la casa okupa Villa Amalia fue atacada y clausurada por la policía, que hizo varios arrestos. Villa Amalia era antiguamente una escuela, abandonada desde hacía casi dos décadas cuando los okupas llegaron en 1990. Los okupas anarquistas trabajaron para conservar el edificio neoclásico y, lo más importante, lo abrieron a la comunidad como un centro social auto-organizado. La Villa tenía una pequeña sala de conciertos donde se formaron gran parte de los principales músicos del Punk ateniense de la década de los 90. También había allí una impresora de prensa dirigida por Rotta Collective. Rotta ha imprimido muchos de los carteles políticos que cubren las paredes del centro de Atenas. Recientemente, los okupas anti-fascistas junto con las comunidades de inmigrantes se han organizado para proteger Atenas de ataques neonazis.

Demonstration in support to villa Amalias arrestees - Athens

Manifestación en apoyo a Villa Amalias. Maximilien Nguyen/Demotix

El 9 de enero de 2013 los okupas volvieron al edificio durante unas pocas horas, antes de que las Fuerzas Especiales de la policía volvieran a desahuciar la casa arrestando a 92 de los okupas y acusándoles de graves delitos por tener sus caras cubiertas; según se dice, nadie en el grupo había escondido su cara.

La ley que convertía en un delito el cubrirse la cara se impuso hace algunos años, como respuesta al aumento de las protestas públicas. Una de las tácticas anti-protesta de la policía griega ha sido el uso masivo de fuertes gases lacrimógenos, lanzándolos contra la multitud y obligando así a la gente a cubrir sus caras mientras participan en la manifestación. De esta manera, al criminalizar el cubrirse la cara criminaliza implícitamente toda protesta pública. Y lo que es peor, los oficiales de las unidades anti-protesta suelen dar falso testimonio sobre los manifestantes arrestados, por lo que casi todos que son detenidos en protestas en estos días sean acusados de graves delitos basados en la que se ha dado en llamar “la ley de la capucha” (Koukoulonomos).

Skaramanga

Pocas horas después del segundo desalojo de Villa Amalias, la tarde del 9 de enero, la policía, en una demostración pública de poder, desalojó otra gran casa okupa en el centro ateniense, la Skaramanga, situada a pocas manzanas de la Villa. La Skaramanga tiene una historia diferente a la Villa Amalias; es un remanente histórico de la revuelta de diciembre de 2008. También mantenida por un colectivo anti-autoritario, la Skaramanga tenía una rica biblioteca y habitaciones grandes en las que se organizaban discusiones, proyecciones de cine y otros eventos. También albergaba el único muro artificial de escalada en el centro de Atenas, e igualmente se daban allí semanalmente clases de artes marciales y yoga, por mencionar sólo algunas de las actividades. Todo esto gratis, por supuesto. De vez en cuando los okupas organizaban eventos benéficos para recaudar fondos para el mantenimiento del edificio, pero por lo demás sus actividades se encontraban fuera del ámbito comercial. El Skaramanga formaba también parte de la infraestructura local anti-nazi, ya que sus residentes activamente participaban en la actividad anti-racista.

En enero de 2013, días después de las redadas policiales, diez mil personas marcharon en el centro de Atenas como muestra de solidaridad con los centros okupa y los 92 arrestados durante el segundo desalojo de Villa Amalias.

Dos días después, la policía hizo una redada más en una casa okupa ateniense central, Lelas Karagiannis. Mientras que información policial “filtrada” haya revelado planes del gobierno para desalojar a 40 más de estos proyectos de auto-organización okupa en todo el país, los ocupantes de Lelas consiguieron finalmente recuperarla.

Las tres okupa de Atenas han sido varias veces atacadas física y verbalmente por Amanecer Dorado desde que el partido apareció en las calles de la ciudad a principios de la década de los 90. El gobierno, al echar abajo las fortalezas anti-fascistas más importantes de la ciudad –mientras persigue y detiene inmigrantes– está, en cierto sentido, adoptando derictamente el programa de Amanecer Dorado, normalizando el autoritarismo y legitimando los ataques racistas en la ciudad.

Bombas, neoliberalismo y neo-nazismo

En este clima de tensión política, el domingo 20 de enero de 2013 una bomba explotó en el “Mall”, uno de los centros comerciales más grandes del país. Además, unos días antes unos desconocidos habían abierto fuego contra las oficinas de Nueva Democracia, el partido que lidera la coalición del gobierno. El Mall, según los residentes locales, quienes durante años hicieron campañas para evitar su construcción, es uno de los escándalos pre-olímpicos más grandes. Su construcción incumplía la normativa urbanística y el caso se encuentra aún pendiente en los tribunales. El centro comercial, sin embargo, ha sido funcionando “temporalmente” durante casi una década.

El gobierno se dio prisa en explotar estos dos acontecimientos y públicamente sugirió que el segundo partido parlamentario (la Coalición de la Izquierda Radical), debido a su anterior crítica a la construcción del centro comercial, estaba indirectamente relacionado con el ataque. También realizó reclamaciones similares al respecto delos ataques contra las oficinas de Nueva Democracia. Así, después de los inmigrantes y los anarquistas, la izquierda institucional se ha convertido en el nuevo “extremo” para la coalición en el poder, que se está volviendo cada vez más autoritaria.

La huelga del metro

Los sindicatos de trabajadores también han sido blanco de los ataques por parte del gobierno. Durante finales de enero de 2013, varios sindicatos estaban en huelga con la de los trabajadores del metro durando 8 días. Sus demandas no eran extravagantes; habían sido obligados a aceptar una reducción significativa de sus salarios, como la mayoría de los funcionarios públicos y pensionistas que han perdido más del 40% de sus ingresos en los últimos 2 años. Pero hay algunas excepciones, como las unidades policiales antimotines, cuyos salarios han sido hasta ahora blindados. Después de ocho días de huelga estas unidades policiales “protegidas” asaltaron el terminal de metro a las cuatro de la mañana, rompiendo la huelga. Se basaron en un decreto emitido en los primeros días de la “democracia” post-dictatorial de 1974, según el cual los huelguistas pueden ser obligados a volver a su trabajo con la emisión de un aviso. Si se niegan son arrestados y acusados.

Durante las protestas del último par de años en Atenas el eslogan más popular ha sido “Pan-Educación-Libertad, la junta no terminó en 1973″. Esto es verdad, porque la dictadura de los coroneles de extrema derecha no acabó en 1973 sino en 1974, cuando el gobierno militar de Grecia intentó dar un golpe de Estado en Chipre, permitiendo al ejército turco invadir la isla. Sin embargo, el actual eslogan se refiere a 1973 porque en noviembre de ese año una revuelta popular (que llevaba por eslogan “¡Pan!¡Educación!¡Libertad!”) y su violenta represión significaron el comienzo del colapso de la dictadura.

Hoy la crisis ha proporcionado al Estado la oportunidad ideal para deshacerse del derecho a la huelga, el derecho a la protesta pública, el derecho a un salario decente e incluso ¡el derecho a expresar su oposición al gobierno! Y además, una coalición de los aparatos estatales y las pandillas callejeras neo-nazis ataca habitualmente a inmigrantes, antifascistas, centros sociales y la izquierda.

Es cierto que tal escalada de autoritarismo influye en las percepciones internacionales y locales y les hace pensar que el sistema político griego se está dirigiendo hacia algo que recuerda mucho a la dictadura militar. Sin embargo, al mismo tiempo el régimen contemporáneo es mucho más elaborado que los sistemas anteriores. Después de todo no hubo un golpe de Estado, tanto Amanecer Dorado como los partidos de la actual coalición gubernamental han sido elegidos por millones de votantes en el verano de 2012. En principio, hoy nos enfrentamos a un régimen político que es injusto y a la vez extremadamente violento, pero que sigue siendo supuestamente democrático. Un fenómeno político que obliga a uno a cuestionarse la relación entre la democracia, el capitalismo y la política de la extrema derecha.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response