Thursday 21st November 2019
x-pressed | an open journal
October 31, 2012
October 31, 2012

El Amanecer Dorado y el silencio ensordecedor de Europa

Author: Jerome Roos Translator: Eleni Nicolaou
Source: RoAR  Category: Antifascism
This article is also available in: elenfrpt-pt
El Amanecer Dorado y el silencio ensordecedor de Europa

Con un partido neo-nazi en alza en Grecia, parece que hasta un escenario como Weimar podría ser aceptable para los líderes de la UE que insisten en más austeridad.

“Por la Paz, la Libertad y la Democracia. Nunca más fascismo. Millones de muertos nos lo recuerdan “. Esas son las palabras talladas en una piedra conmemorativa debajo de la casa en Austria, donde Adolf Hitler nació en 1889. “Nunca más”. Así fue el slogan uniforme resonando por toda Europa después de llegar a ser conocida la escala completa del horror nazi a raíz de la Segunda Guerra Mundial. El proyecto cosmopolita de la integración europea se basó en esta promesa. Nunca más fascistas y belicistas podrían destrozar el viejo continente y a su gente.

Un día, por lo tanto, que podría ser considerado como una de las ironías más grandes de la historia, fue el día en que a la vez que los líderes de la UE estaban ocupados decidiendo quién recogería su Premio Nobel por “la promoción de la paz y la reconciliación, la democracia y los derechos humanos”, esos mismos líderes permanecían deplorablemente callados cuando una encuesta reciente indicaba que el partido neo-nazi “Amanecer Dorado” ya había alcanzado el tercer puesto en Grecia, con un 14 por ciento – un porcentaje comparable al del Partido Socialista-Nacional de Obreros Alemanes de Hitler en 1930, tres años antes de su subida al poder y de encaminar al mundo hacia la Segunda Guerra Mundial.

Golden-Dawn-Nazi-Salute-1024x694

Imagen: Miembros de “Amanecer Dorado” con el líder del partido Michaloliakos Nikolaos (delante a la izquierda)

Para mayor claridad: la comparación entre el nacionalsocialismo y el “Amanecer Dorado” no es en absoluto una exageración. Estamos hablando de una organización de extrema derecha cuyo emblema deliberadamente se asemeja a una cruz gamada, cuyo líder públicamente hizo el saludo nazi tras su elección al Parlamento; cuya revista presenta regularmente artículos y fotos del propio Führer, cuyo portavoz recientemente asaltó a dos mujeres, rivales políticas, en un programa de televisión en vivo, cuyo manifiesto se compromete a expulsar a todos los inmigrantes fuera de los hospitales y a todos los niños que no son griegos fuera de los jardines de infancia, y cuyos parlamentarios participan activamente en los pogromos racistas contra la población inmigrante de Grecia. (Ah, y a propósito, la banda favorita del “Amanecer Dorado” se llama Pogrom, conocida por éxitos como “Auschwitz” y “Habla griego o muere”. De paso, su ex bajista es ahora uno de los 18 diputados de “Amanecer Dorado”.)

No es extraño, pues, que incluso el BBC apacible ahora esté haciendo comparaciones inquietantes con los primeros días de la República de Weimar asolada por la austeridad. Está sucediendo de nuevo. El fascismo va una vez más en aumento en Europa. ¿Y qué dicen los líderes de la UE acerca de esto? Nada, como parece. Como la milicia de los neo-nazi corre furiosamente por las calles de Atenas, Bruselas y Berlín permanecen siempre envueltos en un silencio ensordecedor. Lo único por lo que los líderes europeos parecen preocuparse es que Grecia devuelva sus deudas. La democracia, los derechos humanos y el imperio de la ley, han sido relegados a preocupaciones secundarias – para servir intereses financieros, hasta un sabor fuerte del fascismo ahora parece ser tolerable.

El lunes, un portavoz de la canciller alemana Angela Merkel dijo a los periodistas que la cancelación de la deuda de Grecia sería “una violación” de las leyes de presupuestos alemanes. Pero cuando The Guardian publicó un informe aterrador sobre cuarenta activistas antifascistas que habían sido torturados por la policía en prisión – con algunos golpeados hasta el punto de llegar a tener severas contusiones y huesos rotos y otras personas obligadas a desnudarse, agacharse y separar las nalgas mientras recitaban consignas fascistas a sus compañeros – ningún funcionario europeo parecía suficientemente interesado por declarar estos actos como “una violación” del artículo III de la Convención Europea de Derechos Humanos, que prohíbe las torturas.

De hecho, los líderes europeos no se preocupan en absoluto. En mayo pasado, José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión Europea, puso en duda públicamente la etiqueta neo-nazi del “Amanecer Dorado”, convenientemente declinando cualquier tipo de responsabilidad declarando vagamente que “tenemos que definir lo que es un partido neo-nazi, algo que sólo puede hacerse a nivel nacional”. Cuando un oficial superior de policía griego confirmó este fin de semana que el Gobierno griego voluntariamente ha permitido a “bolsas de fascismo” infiltrarse en las fuerzas de policía para poder “usarlos para sus propios fines “, Barroso –y con él la clase dirigente europea entera– prefirió hacerse el tonto y mantener la cabeza firme en la arena.

Golden-Dawn-Magazine-Hitler

Imagen: dos cubiertas de la revista oficial del “Amanecer Dorado”. Sin embargo, el Presidente de la Comisión Europea se niega a definir el “Amanecer Dorado” como un partido “neo-nazi”

Hasta el momento, la única persona que se ha comprometido a investigar el “Amanecer Dorado” es el Comisionado de los Derechos Humanos, Nils Muiznieks, pero su comisión forma parte del Consejo de Europa, una organización independiente de la UE, con su sede en Estrasburgo. Lo que es más, la preocupación de la comisión fue totalmente desacreditada cuando, el 1 de octubre, la parlamentaria del “Amanecer Dorado” Eleni Zaroulia se hizo miembro de la Comisión de Igualdad y No Discriminación de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Unas semanas más tarde, el 18 de octubre, Zaroulia declaró en el Parlamento griego que “los inmigrantes son infrahumanos”. Esto en cuanto a la igualdad y la no discriminación.

Pero el ascenso repentino del “Amanecer Dorado” en las instituciones es tal vez el más pequeño de los problemas de Grecia. Es su presencia en las calles y su infiltración dentro de la policía lo que es la mayor causa de preocupación. En agosto, después del asesinato racista de un iraquí de 19 años, la Asociación de los Trabajadores Inmigrantes denunció más de 500 ataques de odio sólo durante los últimos seis meses. Un informe de la semana pasada confirmó que más de la mitad de estos ataques fueron cometidos por bandas de hombres con uniformes paramilitares – una de las marcas comerciales de la División de Asaltos del “Amanecer Dorado”. Los números son probablemente sólo la punta del iceberg, ya que muchas de las víctimas están simplemente demasiado aterrorizadas para denunciar el abuso y la violencia.

A principios de este mes, un miembro del parlamento del “Amanecer Dorado”, Ilias Panayiotaros, fue captado en video durante un ataque de la turba en un teatro, lanzando insultos homófobos hacia el director de una obra crítica, golpeando a manifestantes antifascistas que intentaban proteger el teatro y un periodista que intentaba hacer su trabajo y, finalmente, liberando un compañero fascista detenido de un furgón policial. Durante todo este tiempo, los policías estaban presentes sin hacer nada. No es de extrañar: el “Amanecer Dorado” afirmó orgullosamente poseer “el 60 por ciento de apoyo” entre las fuerzas policiales. No es sólo que los funcionarios deliberadamente ignoren las reclamaciones delictivas y las llamadas de emergencia por parte de inmigrantes y denuncias penales de activistas, sino que ahora ya se conoce que remiten enérgicamente al “Amanecer Dorado” Griegos que tienen “problemas” con los inmigrantes. A medida que el Estado griego se derrumba bajo la carga de la devolutión de la deuda, el “Amanecer Dorado” ha intervenido para llenar el vacío.

Nunca más, decíamos. Nunca más. ¿Cuánto más descarada tiene que llegar a ser la situación para que Europa exprese por lo menos su preocupación y admita que el problema existe? ¿Cómo es posible que un laureado de Nobel de la Paz simplemente ignore la subida de elementos violentos neonazis en su seno? Tal vez la respuesta es simplemente que los líderes europeos dan cuenta de lo profundamente implicados que están en el crecimiento del “Amanecer Dorado”. Tal vez prefieren permanecer en silencio porque saben que admitir el resurgimiento del fascismo en el continente en gran medida podría complicar la agenda de austeridad que están empujando a la periferia europea. Tal vez, entonces, incluso un sabor fuerte del fascismo podría ser tolerable – siempre y cuando Grecia sigue pagando sus deudas…

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response