Wednesday 16th October 2019
x-pressed | an open journal
October 6, 2013
October 6, 2013

Grecia: ¿NAZIS? ¡Todavía no! Mejor gestionamos por nuestra cuenta.

Categories: Antifascism, On the crisis
This article is also available in: enel
Grecia: ¿NAZIS? ¡Todavía no! Mejor gestionamos por nuestra cuenta.

El Debate político en torno a las detenciones de los dirigentes del Amanecer Dorado (AmDo) se ha limitado a la cuestión de si esta acción tiene cobertura constitucional, o si esto se hizo almomento oportuno, ya que en realidad las evidencias que conectan el AmDo con actos criminales existen desde hace varios años atrás. Por supuesto, los acontecimientos han ayudado abrir un diálogo muy importante que hasta ahora solo se daba en el seno de la izquierda y no se había generalizado al restode la sociedad. Es el tema de la relación de Amanecer Dorado con la policía y el estado por un lado y conel hampa de la noche por otro. Ahora ha quedado bastante claro en la sociedad griega que el Amanecer Dorado no lucha contra el sistema sino que una es una parte integral del mismo.

Sin embargo, este acto del gobierno griego tiene un significado político más profundo que va más allá de este debate. En esencia, la reducción del AmDoa la categoría de organización criminal y la operación relámpago para la detención y imputación de su dirección política, se llevan a cabo durante una fase en la cual hay una necesidad clara de un cambio de la forma del estado griego, para que este se alinee con la necesidad del capital mundial de aumentar larentabilidad de susinversiones [1]. Con este movimiento, el gobierno neoliberal de AntonisSamaras quería enviar un mensajebien claro; ¬que la transición a esta nueva forma de estado se está llevando a cabo dentro del Memorándum [2] clima deestabilidad política.Por lo tanto, es necesario relacionar la política del memorando con el esfuerzo de disolucióndel AmDo que se intenta ahora.Para establecer esta conexión es también necesario entender la coyuntura enla cual se encuentra el capitalismo global tras la crisis de 2008.

Lo que está ocurriendo en Grecia desdela adopción del memorando en 2008, es lasustitución gradual del estado provenientede la transición [3], tal como este había sido conformado por los sucesivos gobiernos socialdemócratas y que en realidad expresaba-de alguna manera- el poder institucionalizado de la clase obrera griega.Ya, desde los años80 el poder de la clase trabajadora griega para influir la política económica y social del estado se estaba concentrando cada vez más en los sectores más privilegiados de la clase obrera, conduciendo a aquella forma de estado a su gradual desintegración. Esto se debió principalmente a la crisis del capital global y su incapacidad para satisfacer, por un lado, la necesidad de mayor rentabilidad, y por otro, las demandas crecientes de la clase trabajadora- mayores salarios y pensiones, empleo pleno, más oportunidades, etc., por el otro [4].

A nivel mundial, después del estallido de la crisis en 2008, probablemente estamos ante el ataque más amplio del capital contra las conquistas de la clase trabajadora desde los años80. Este nuevo ataque trae victorias al capital, victorias que el capitalismo no tuvo ni durante los gobiernos neoliberales más dinámicos, como lo fue la administración de Margaret Thatcher en Gran Bretaña y Ronald Reagan en los Estados Unidos. A partir de 2008, capitalismo, por no tener yaotra salida, ha entrado en una fase de choque frontal con la clase obrera para romper su resistencia y para recuperar -a lo más posible- la rentabilidad perdida en el ámbito de la producción. A nivel mundial, una expansión adicional del capital financiero a costa del crecimiento del capital productivo, resultará en un nuevo aplazamiento histórico del conflicto inevitable entre capital y trabajo, con consecuencias incluso más impredecibles para el capitalismo en el futuro [5]. El trabajo remunerado productivo y rentable es la condición para la reproducción del capitalismo, más que la especulación de la que resultan las burbujas financiaras de todo tipo y especialmente la del mercado de valores y la burbuja inmobiliaria [6]. La realización de ganancias casi exclusivamente a través del sector financiero demuestra la debilidad del capital para generar suficientes ganancias a través de la producción masiva de bienes y servicios. Tal debilidad se debe principalmente a principalmente a la resistencia diacrónica de la clase trabajadora – dicho en otras palabras, a la lucha de clases [7].Sin embargo, esto forma parte del proceso natural de sobre-acumulación y crisis en el capitalismo. La crueldad con la cual se aplica la política de la austeridad en Europa demuestra por lo menos la voluntad del capital de acabar con la crisis actual, queel capital financiero contribuye de forma decisiva a perpetuar. Facilitando la explotación en l economía productiva se espera que el capital recurrirá menos a la especulación financiera para incrementar sus ganancias.

En este contexto el gobierno neoliberal de Antonis Samaras, trajo victorias históricas por cuenta del capital global, habiendo conseguido un golpe casi mortal sobre los últimos vestigios de la vieja forma social-demócrata del Estado capitalista en Grecia. El cierre de la ERT [8] fue quizás el ejemplo más notorio del embate del neoliberalismo sobre cualquier cosa que se considera conquista social, o tiene un contenido que se refiere al poder de la sociedad para definir las funciones del estado. Así que ahora el gobierno de Samaras se siente lo suficientemente fuerte como para implementar la barbarie capitalista, tal como se acuerda a nivel internacional y europeo, sin sufrirgrandes pérdidas; es decir, sin que el poder de la izquierda se despegue y que haya el peligro inmediato de derrumbe del gobierno de coalición [9] y nuevas elecciones. En estas circunstancias, y utilizando la Constitución y la legalidad, los neoliberales pueden controlar el empobrecimiento de la sociedad constantemente, algo que es un requisito previo para la superación de las crisis periódicas del capitalismo.

La violencia fascista organizada se aplace para el futuro

Interpretando lo anterior podemos sacar la conclusión de que las circunstancias en que nos encontramos ahora en el mundo son muy diferentes a las del período de entreguerras. El fascismo funcionó en el período de entreguerras como una solución radical a la politización y la radicalización de la sociedad. La diferencia ahora reside en el hecho de que el capitalismo ha desarrollado mecanismos ideológicos muy fuertes, y la resistencia de la clase obrera es tan espasmódica, que por ahora, volver a utilizar el fascismo para asaltar y anular las luchas sociales y políticas de la clase trabajadora, no se puede justificar. Al contrario, tolerando el AmDo tras el asesinato político del músico y activista antifascista Pavlos Fyssas el 17 del septiembre puede provocar una politizaciónde la sociedad muy peligrosa para la continuacióndel nirvanapaneuropea de la austeridad neoliberal. Por otro lado el recién triunfo electoral de Ángela Merkel en Alemania contribuyó a fortalecer el discurso neoliberal a nivel europeo, algo que podríamos decir ayuda los gobiernos neoliberales a la hora de tomar medidas contra cualquiera que desafíe el poder estatal.

Estas son las circunstancias que explican que por ahora el torbellino del fascismo organizado se aplace al futuro ya que el Estado resulta suficientemente fuerte como para masacrar a la sociedad simplemente invocando a la Constitución, la ley y el orden, las obligaciones internacionales, la legislación europea o el “sentido común” [10].Un Gobierno neoliberal determinado con la ayuda de una Policía fuerte parece ser suficiente como para romper la resistencia del pueblo a someterse a las nuevas condiciones . Por el momento la impresión es que el capital no necesita recurrir a la ayuda del arma masiva del fascismo organizadopara interceptar la rebeldía de la clase trabajadora. Sin embargo, el capitalismo como muy bien sabemos, es una aventura perpetua. Cualquier estabilidad es solamente temporal. Como Marx había descrito la temporalidad dentro de la cual existe la historia en el ‘Manifiesto Comunista’: ‘todo lo sólido se desvanece en el aire‘, La arena de la lucha de clases está siempre abierta en el capitalismo.En el caso de un nuevo hundimiento de la economía mundial, o con un evento como el asesinato de P. Fyssas, la estabilidad actual a la que alude el gobierno de Samaras puedeconvertirse de nuevo en un infierno en que reina la incertidumbre. Eventos como estos pueden enardecerla resistencia popular y convertir de nuevoa la violencia fascista organizada absolutamente necesaria para la supervivencia del capitalismo.

 

El autor quiere agradecer a Nuria Alvarez por revisarel texto y proponer cambios decisivos.

[1] Véase ‘la acumulación de capital global y la periodización de la forma del estado capitalista’ Bonefeld Werner, Richard Gunn, KosmasPsychopedis, Marxismo Abierto, 3 vols.(Londres ; Masa Concord, .: Pluto Press, 1992).

[2] El Memorándum es el acuerdo entre la Troica y el gobierno griego sobre los cambios estructurales que el gobierno griego tiene que llevar a cabo para que sigue la suministración de préstamos internacionales hacia el estado griego.

[3] La transición democrática en Grecia tuvo lugar en 1974. Desde 1981 hasta 2011 la mayoría de los gobiernos griegos fueron de signo socialdemócrata. Las interrupciones del mando socialdemócrata por gobiernos derechistas no fueron decisivas en la reorientación del estado hacia un modelo claramente neoliberal.

[4] Para un análisis de las consecuencias del poder social -demócrata sobre el movimiento obrero y las luchas sociales, ver: Simon Clarke, Keynesianismo, Monetarismo y la Crisis del Estado.(Aldershot: Elgar, 1988).

[5] Para un análisis delproceso de conversión del dinero en poder sobre el trabajo ver Christian Marazzi, ‘ dinero en la crisis mundial: la nueva base del poder capitalista ‘ Werner Bonefeld y John Holloway, el Capital Global, estado nacional y la política del dinero, (Nueva York: St. Martin, 1995).

[6] Para una explicación del papel del trabajo en la reproducción de capitalismo ver ‘ Simon Clarke, Marx, Marginalismo y sociología moderna: de Adam Smith a Max Weber, 2ª ed. (Bogotá, Basingstoke, Hampshire: Macmillan, 1991)

[7] Para entender cómo se conecta históricamente la financializacion de la economía con el producción crisis ver: Werner Bonefeld , Alice Brown y Peter Burnham, A Major Crisis?: Las políticas de la política económica en Gran Bretaña en la década de 1990(Brookfield, VT: Dartmouth Pub. Co., 1995).

[8] Radio y Televisión pública de Grecia

[9] Tras las últimas elecciones legislativas el Junio de 2012 formaban parte del gobierno de la coalición, PASOK, ND e Izquierda Democrática. Después del cierre de ERT el Junio de 2013, Izquierda Democrática abandono la coalición.

[10] Por un análisis profundo sobre cómo el neoliberalismo trata de despolitizar el proceso de cambio de las estructuras políticas al beneficio del capital véase: Peter Burnham, ” Hacia una Teoría Política de la Crisis: La política y la resistencia en Europa ”, Nueva Ciencia Política, 20,8 (2011), 493; Bonefeld, W. ‘ Sobre el estado del dinero y de la ley´: La Integración Europea y las ideas ordo-liberales. Ponencia presentada en la Conferencia de Economistas Socialistas (CSE), Universidad de York, 1 de Marzo (2013)

[11] Véase Simon Clarke ‘Una teoría neoliberal de la sociedad’ en Alfredo Saad-Filho y Deborah Johnston, neoliberalismo: A CriticalReader (London? Ann, MI: Pluto Press, 2005).

Referencias
Bonefeld,W. ‘On the state of money and law: European Integration and Ordo- liberal ideas’. Paper Presented at the Conference of Socialist Economics (CSE),University of York, 1 March , (2013)
Bonefeld, W., ‘Free Economy and Strong State’, Capital& Class, 34.1 (2010):15-24
Bonefeld, Werner. The Recomposition of the British State During the 1980s. Aldershot, Hants, England ; Brookfield, Vt., USA: Dartmouth, 1993.
Bonefeld, Werner, Alice Brown, and Peter Burnham. A Major Crisis? : The Politics of Economic Policy in Britain in the 1990s. Brookfield, VT: Dartmouth Pub. Co., 1995.
Bonefeld, Werner, Richard Gunn, and Kosmas Psychopedis. Open Marxism. 3 volsLondon ; Concord, Mass.: Pluto Press, 1992.
Bonefeld, Werner, and John Holloway. Global Capital, National State, and the Politics of Money. New York: St. Martin’s, 1995.
Burnham,P. ’Towards a Political Theory of Crisis: Policy and resistance across Europe’’, New Political Science, 33.4 (2011), 493
Clarke, Simon,.’A neoliberal Theory of Society’. inNeoliberalism : A Critical Reader, edited by Saad-Filho, Alfredo, and Deborah Johnston, 48-58 . London ; Ann Arbor, MI: Pluto Press, 2005.
Clarke, Simon. Keynesianism, Monetarism and the Crisis of the State. Aldershot: Elgar, 1988.
Marx’s Theory of Crisis. Houndmills, Basingstoke, New York: Macmillan ;St.Martin’s Press, 1994.
Marx, Marginalism and Modern Sociology : From Adam Smith to Max Weber. 2nd ed. Houndmills, Basingstoke, Hampshire: Macmillan, 1991.
The State Debate. Capital and Class. London: Macmillan, 1991.
Marx, Karl, Friedrich Engels, and Frederic L. Bender. The Communist Manifesto. Norton Critical Editions in the History of Ideas. 2nd ed. NewYork, N.Y.: W.W. Norton&Co., 2013. Ch.1
“NikosMichaloliakos esposado”, Foto, 2013,www.protagon.gr http://www.protagon.gr/?i=protagon.el.article&id=28024 (consultado el 30 de septiembre de 2013)

Creative Commons License
Grecia: ¿NAZIS? ¡Todavía no! Mejor gestionamos por nuestra cuenta. by Kyriakos Makromallis is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response