Wednesday 16th October 2019
x-pressed | an open journal
October 28, 2012
October 28, 2012

La plebe en Londres

Author: Thodoris Rakopoulos Translator: Eleni Nicolaou
Source: Epoxi  Category: Protest
This article is also available in: elen
La plebe en Londres

Andrew Mitchell era, hasta el 4 de septiembre, un miembro del gobierno, del gabinete más clasista que Gran Bretaña ha visto desde los principios de los años 90. El Ministro de Desarrollo Internacional pasó en su bicicleta por delante de los guardias del Ministerio, a cuya petición cortés para un DNI, él gritó inoportunamente y múltiples veces la palabra de “j” junto al adjetivo “Plebe”.

El incidente inflamó la ira de muchos, durante la manifestación del 20 de octubre, en el centro de Londres, contra las nuevas medidas de austeridad anunciadas por George Osborne, el canciller británico (el término oficial, irónicamente significativo, para el Ministro de Finanzas del país). Trabajadores del todo el país participaron en la manifestación, mientras hubo también movilizaciones en Belfast, capital de Irlanda del Norte.

“Estamos juntos en esto”

Esta manifestación masiva fue organizada por TUC (Congreso de Organizaciones Sindicales), la Confederación británica del trabajo, que cuenta con más de 6.5 millones de miembros. El grito “somos la plebe” sonó en muchas bocas enojadas. El eslogan es una de varias expresiones de protesta, semánticamente interesantes, provenientes de la sensación compartida entre los trabajadores de que las políticas de austeridad resuenan con una campaña de difamación de la clase obrera intentada llevada a cabo por el gobierno de coalición de conservadores y liberales demócratas. Otro eslogan popular se mofa de la retórica formal del gobierno “Estamos en esto juntos”, frente a la crisis. Uno de los bloques más alegres en la demostración fue compuesto por los PIIGS, una iniciativa de inmigrantes de Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España que también se burló de la retórica racista contra la periferia de Europa, afectada profundamente por la crisis. Por delante de los tambores de los PIIGS marchaba la rama londinense de Syriza[1] y detrás de ellos, en sobriedad ejemplar, pero en plena marcha el bloque negro. (La coincidencia hizo a muchos griegos a comentar riendo, “¿Dónde está Dendias[2]?”).

Los sindicatos británicos, encabezados por los más populares Unison de los funcionarios públicos y Unite (de tendencia izquierdista) de los trabajadores del sector privado, conducían la marcha. El TUC recuperó su movilidad pasada, después del período adormecido de la época del Partido Laborista- con el cual sigue manteniendo buenas relaciones-y la participación de todas las edades en la manifestación indica que las generaciones mayores no se han olvidado de los conflictos por el Poll Tax[3] y los jóvenes mantienen fresca la experiencia de las manifestaciones estudiantiles del invierno de 2010. La disminución a la mitad de los miembros del TUC en 20 años parece que se frena, debido a los acontecimientos: La confederación ha estimado que 150.000 personas respondieron a su convocatoria para la manifestación (aunque en la del marzo de 2012 hubo 250,000 manifestantes). La presidenta del TUC, Frances O’Grady, refresca en su parlamento el debate sobre la necesidad de una lucha constante, para que no sean aplastadas las victorias de las generaciones pasadas por el neo-liberalismo agresivo del gobierno de coalición.

A priori desaprobación por Ed Miliband

La presencia policial fue discreta durante la enorme y duradera manifestación (2.5 klm) que empezó en Embankment y terminó en Hyde Park, pasando, por supuesto, por delante del edificio del Parlamento y la calle Pall Mall, donde se encuentran la mayoría de los ministerios (y cuya calle lateral es Downing str., donde muchos de los manifestantes alzaron sus voces). La manifestación duró muchas horas y terminó a un abarrotado Hyde Park (el parque más grande del centro de la ciudad), donde decenas de oradores invitados se alinearon con las demandas de los trabajadores para la protección del NHS, el sistema nacional de la salud británico, de la privatización y los despidos del personal de enfermería; para derrocar el mercado laboral extremadamente flexible; para redefinir las prioridades en los gastos del gobierno
(eslóganes contra la guerra dominaron a la manifestación); y para reconstruir aspectos del Estado social (prestaciones a las madres) que el gobierno actual está derribando. Entre los oradores se encontró Ed Miliband, líder del Partido Laborista. Queda por ver si y cuánto iba en serio lo que dijo sobre la protección del mundo laboral, si alguna vez es PM – pero lo dudamos a priori. Además cuando anunció, en medio de su discurso, que habría recortes incluso con un gobierno laborista, la gente le abucheó en masa.

————-

[1] Syriza: partido de izquierda que, después de las elecciones de 2012, es la segunda más grande fuerza política en el país.

[2] Nikos Dendias: Ministro de Orden Público y Protección Civil. Es el supervisor político de una Fuerza Policial que golpean y tortura abiertamente, el inspirador de operaciones (que parecen a pogromos) como Zeus (contra los inmigrantes) y Tetis (contra los drogadictos) y finalmente es responsable para el desalojo de las okupas más viejas de Atenas (los cuales han sido centros culturales y fortalezas contra el neo-nazi Amanecer Dorado)

[3] Disturbios que estallaron en las ciudades británicas, el mayor de los cuales tuvo lugar en el centro de Londres el Sábado 31 de marzo 1990, contra el impuesto de capitación introducida por el gobierno conservador de Margaret Thatcher

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response