Friday 15th November 2019
x-pressed | an open journal
September 30, 2013
September 30, 2013

¿Porqué el estado detiene a los nazis?

Source: Without reason or rhyme  Category: Antifascism
This article is also available in: enel
¿Porqué el estado detiene a los nazis?

Echemos un vistazo a cuatro posibilidades – análisis sobre la iniciativa del gobierno de detener a los nazis:

1ª posibilidad: El asesinato de Pavlos Fyssas despertó el reflejo anti-fascista del Estado griego, que decidió intervenir por la fuerza y poner un fin aquí. Un guión digno de neoliberales del estilo de Mpogdanos[1] y los Atenistas[2]. El estado nunca había mostrado signos de anti-fascismo, ya sea activo o latente. En realidad, ocurre justo lo contrario, por lo que podemos decir que esta posibilidad no se sostiene. Supera incluso los limites de imaginación por muy buena fe que se tenga.

2ª posibilidad: el movimiento antifascista logró una gran victoria que, en combinación con una lucha interna en el sistema político (especialmente en el “ala derecha”), hace que el estado tenga que intervenir. Ésta es la típica necesidad de la izquierda de encontrar victorias y movimientos. Es verdad que existe el movimiento antifascista, que cada vez está más fuerte y poco a poco implica a más personas que los mismos de siempre, pero no puede obligar al Estado a cortar su mano derecha, disolviendo al Amanecer Dorad. Si hasta ahora no ha sido capaz de controlar a sus propios miembros que constantemente promueven la lógica del Amanecer Dorado, ¿como va a ser capaz de disolver la organización?

3ª posibilidad : El Amanecer Dorado roba votos de la Nueva Democracia, en consecuencia Nueva Democracia la expulsa del juego para restaurar los votos perdidos. Esta posibilidad es real. En efecto, los fascistas se escondían durante años en la Nueva Democracia y el Amanecer Dorado fue su oportunidad de salir a la luz. La Nueva Democracia los quiere de vuelta. Coincidiendo con la Presidencia de la UE y las reacciones europeas a la acción del Amanecer Dorado, el gobierno cortó la cabeza de la organización temporalmente para servir sus objetivos a corto plazo.

4ª posibilidad: El Estado aplica la teoría de los extremos. En pocas palabras, el estado pone a la esquina al Amanecer Dorado y al terminar este festival, querrá hacer “desaparecer ” el otro extremo también. Las política de recortes se quedan en el centro del espectro político, sus exponentes se presentan como moderados y protectores de la democracia y, una vez más, atacan contra la izquierda.

Failos Kranidiotis[3] lo dijo claramente: después del Amanecer Dorado llega su turno. Vamos a hacer que se acabe con uno de los extremos. Por supuesto, seguirá existiendo el corazón de la organización, seguirá habiendo su veneno vertido en la sociedad, seguirán existiendo los enormes porcentajes de nazis dentro de las fuerzas de seguridad y se utilizarán de formal normal. El objetivo real, sin embargo, son los “otros”: cualquier cosa que se presenta como izquierda/anarquismo y movimientos sociales. El otro extremo.

Las imágenes de los neonazis esposados son muy agradables. Combina bien el domingo por la mañana, con el café y el tabaco, viendo la cara de Michaloliakos cuando le llevan a la cárcel. Sin embargo, el Estado no persiguió nunca al Amanecer Dorado porque lo utiliza. Su valor máximo no son las palizas, pero el racismo y la propagación odio en la sociedad porqué cambian la conversación. Oscurecen la realidad. Esto es lo que el actual gobierno, y cualquier gobierno de recortes y memorandos, necesita de la misma forma que está en extrema necesidad de los medios de comunicación. El estado parece estar persiguiendo al Amanecer Dorado ahora, y en cuando anuncie el fin de esta persecución, se girará a la izquierda. Aún cuando el Estado persigue los crímenes del Amanecer Dorado, porque en este caso le conviene, no ataca contra sus ideales. A estos ideales los abraza y los encapsula en gran parte. Sin embardo, abordar el otro extremo es un asunto diferente: allí el Estado golpea decisivamente como lo hizo con las okupas y los centros sociales. Este ataque ha comenzado hace mucho tiempo, lo vemos todos. No va a parar ahora, y menos cuando la teoría de los dos extremos les ofrece la mejor excusa para llevarlo a cabo.


[1]Konstantinos Bogdanos es un periodista del canal televisivo SKAI. Es su primer programa televisivo habia invitado al líder del Amanecer Dorado, Nikos Michaloliakos, en lo que acabó siendo un fiasco periodístico, ya que el representante del partido nazi se aprovechó de la falta de experiencia del periodista y se posicionó muy bien en el debate.

[2]Atenistas es un grupo de voluntariado, una comunidad de ciudadanos de Atenas, que con intervenciones de pequeña escala tratan de mejorar el contexto urbano, sobre todo en el ámbito mediambiental, cultural y urbanístico.

[3]Failos Kranidiotis, abogado, es un amigo íntimo de primer ministro griego Antonis Samaras y miembro de Comisión Política de Nueva Democracia. Pertenece a la fracción derecha de la Nueva Democracia y es partidario de la teoría de los dos extremos, según la qual el partido de izquierda SYRIZA se considera igual con el partido neo-Nazi Amanecer Dorado. Ha recibido considerable critica por sus declaraciones provocativas y extremistas, la mas recien de las cuales en facebook incluía la siguiente frase: “La chusma de SYRIZA, de los antisistemas, y de mis dos huevos me están atacando con odio porque no maldigo, porque me refiero a la base del Amanecer Dorado, porque declaro y soy nacionalista, y porque no me siento NINGÚNA admiración para todos esos jillipollas”.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response