Sunday 15th December 2019
x-pressed | an open journal
May 14, 2014
May 14, 2014

¿Qué se esconde detrás del ATCI?

Translator: Susana García
This article is also available in: elenfrhrpt-pt
¿Qué se esconde detrás del ATCI?

El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (ATCI) o Área de Libre Comercio Trasatlántico (TAFTA), es un acuerdo de libre comercio e inversión entre la UE y EE.UU que está ahora mismo en fase de negociación.

La UE y los EE.UU juntos representan el 60% del PIB mundial, el 33% del comercio global de bienes y el 42% de los servicios comerciales mundiales.

La Comisión Europea estima que el ATCI/TTIP estimulará la economía de la UE entorno a los 120 billones de euros y la economía de EE.UU en 100 billones de euros.

Sin embargo, los estudios de la Comisión están basados en variables poco realistas y no tienen en cuenta el cálculo de coste-beneficio entre las eventuales ganancias y el impacto de la coordinación de la regulación y de los trámites de litigación de los inversores contra los Estados (vea contra-argumentación detallada aquí).

Incluso con los trámites para la consulta de la sociedad civil, el proceso de negociación del acuerdo es opaco, antidemocrático y se desarrolla entre las compañías de EE.UU y UE, a escondidas de los ciudadanos europeos.

La Comisión Europea aconseja a los estados miembros una estrategia de difusión de la ATCI/TTIP “radicalmente diferente”, “que debe enfocarse en el análisis de los aspectos positivos del acuerdo para cada miembro-estado”.

Dado que las tasas de las aduanas entre la UE y EE.UU son ya bajas, el objetivo de la negociación es la coordinación de la legislación entre la UE y EE.UU.

La homogeneización de la regulación significa homogeneizar la regulación entre la UE y los EE.UU hasta el mínimo común denominador, para obtener una regulación más permisiva.

Para tal propósito, se está hablando de la creación de un Consejo Regulador de Cooperación compuesto por miembros no electos, los cuales podrán crear y reemplazar la legislación de la UE, dando paso a un “acuerdo vivo” que seguirá legislando en el futuro.

En este momento, el principal objetivo es la creación de la estructura de la ATCI/TTIP y todas las medidas demandadas por los participantes no serán incluidas en la descripción del acuerdo, sino serán decididas después por el Consejo Regulador de Cooperación a puerta cerrada.

El ATCI/TTIP también incluirá mecanismos para la resolución de conflictos entre el Inversor y el Estado, permitiendo a las multinacionales demandar a los gobiernos (fuera de sus cortes nacionales) por las pérdidas de beneficios derivados de acciones gubernamentales, como por ejemplo, una nueva ley nacional, votada democráticamente.

La oposición contra este tipo de mecanismos ha aumentado, y varios países lo han abandonado, debido a que la imparcialidad de los árbitros no está asegurada.

Además viniendo de grandes firmas internacionales de abogados y pese a estar bien pagados, no hay un código ético, y pueden estar defendiendo un caso en un país mientras son abogados de la parte contraria al mismo país, siendo más numerosas las veces en las que una compañía gana el caso que aquellas en las que el país gana el litigio.

Los acuerdos previos muestran donde conduce este mecanismo, o bien a grandes recompensas por parte de los países a las multinacionales o a la disuasión de los procesos legislativos.

El Parlamento Europeo sólo tendrá derecho a decir sí o no al acuerdo, sin la posibilidad de hacer cambios. El ATCI/TTIP puede estar provisionalmente en vigor, incluso antes de su ratificación en los parlamentos de los Estados Miembros.

Todos los datos existentes provienen de declaraciones o de documentos filtrados por ONGs. Los aspectos aludidos anteriormente resumen estos datos, considerando algunos casos de otros acuerdos internacionales de los que la UE y EE.UU forman parte.

Algunos de los impactos del ATCI/TTIP no son nuevos.

En los países de la UE que han sido sujetos a ajustes estructurales de la Troika, como Portugal, muchas de las medidas han sido aplicadas.

Las negociaciones han comenzado en Julio de 2013 y se prevé que finalicen a mediados de 2016.


A continuación se enumera lo que los países de la Unión Europea tienen en juego:

PROTECCION MEDIAMBIENTAL: Bajada de los estándares de protección medioambiental. Autorización de la extracción del gas por fractura hidráulica (fraking). Venta de productos químicos sin testar. Desregulación de los niveles de emisión del sector aéreo.

SEGURIDAD ALIMENTARIA: Competencia agresiva de las compañías agro-industriales de EE.UU. Autorización de los Organismos Modificados Genéticamente y del tratamiento de la carne con cloro.

EMPLEO: Falsa promesas de incremento en la demanda laboral. Aumento del desempleo en algunos sectores. No está pronosticada una mitigación de los efectos negativos del acuerdo. Una reducción de los salarios y de los derechos laborales. Incremento de la precariedad.

SALUD: Incremento de la duración de las patentes de las medicinas, haciendo imposible la venta de genéricos a bajos precios. Los servicios de emergencia podrían ser privatizados. Venta de productos químicos sin testar.

LIBERTAD Y PRIVACIDAD: Intento de relanzar el ACTA. Violación de la privacidad y de la libertad de expresión. Convertir a los proveedores de internet en una fuerza policial de vigilancia al servicio del sector privado. Bloqueo de proyectos de investigación. Fortalecimiento del los Derechos de la Propiedad Intelectual.

SERVICIOS FINANCIEROS: Liberalización y des-regularización de los servicios financieros. Mayor participación del sector financiero en los procesos legislativos. Mayor libertad para la creación de nuevos productos financieros. Facilidades para los bancos para moverse a países con menores impuestos.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response