Saturday 24th June 2017
x-pressed | an open journal
May 20, 2013
May 20, 2013

Rethink Athens: Una mirada etnográfica desde el centro de la ciudad

Author: Dimitris Dalakoglou Translator: Eleni Nicolaou
Source: Crisis-scape  Category: On the crisis
This article is also available in: elen
Rethink Athens: Una mirada etnográfica desde el centro de la ciudad

“P: ¿Cuál será mi beneficio como ciudadano / profesional / visitante en Atenas?

R: El renacimiento funcional y medioambiental del centro alumbrará hasta las partes más oscuras y no deseadas. La calle Panepistimiou y la plaza de Omonoia se convertirán en el barrio más animado, como un centro de la ciudad para ir de compras durante el día y un lugar de reunión en la noche para los atenienses de todos los barrios. Las condiciones de vida van a mejorar de manera importante y una gran parte del centro será re-habitada, mientras que el comercio, la actividad empresarial y turística en toda esta zona se revitalice”.
Desde el sitio web de Rethink Athens.

El centro de Atenas [1] supuestamente está preparándose para un grande proyecto más de regeneración. Esta vez, la ciudad tendrá que reconstruir de nuevo una de sus calles más centrales –Panepistimiou– y además las dos plazas más centrales de Atenas – Syntagma y Omonia. El proyecto implicará una semi-peatonalización de Panepistimiou que será re-pavimentada, mientras que varias características nuevas, como fuentes de agua o árboles, reemplacen la avenida asfaltada. Un concurso internacional de arquitectura se llevó a cabo durante el 2012 y el ganador (una oficina holandesa de desarrollo urbano) fue anunciado a principios de 2013. Las autoridades políticas del país, incluyendo al Primer Ministro (PM) participaron en la inauguración. El PM fue claro en su discurso diciendo que Rethink Ahens es parte de un proyecto más amplio, que implica la privatización y regeneración/aburguesamiento del antiguo aeropuerto de Atenas junto a la regeneración de la fachada marítima ateniense hasta el cabo Sounio, a 60 kilómetros al sur del centro de Atenas.

El discurso del PM sonaba como si viniera desde hace dos décadas, cuando Grecia era una “República de Contratistas de Construcción”. En aquella época, la “máquina a vapor” del floreciente crecimiento económico griego fue el sector de la construcción, y el país fue, efectivamente, reconstruida en masa. Nuevas y, al parecer, demasiado caras carreteras, aeropuertos, centros comerciales, estadios etc ocuparon el paisaje urbano. En aquel momento, había un optimismo general y creciendo en referencia al desarrollo de la materialidad urbana, la recién fundada economía virtual de crédito, los inminentes Juegos Olímpicos, la integración monetaria europea y los proyectos de europeización / modernización. “Desarrollo” y “modernización”, en aquella época eran dominantes en los eslóganes políticos de los gobiernos. No obstante, la rápida acumulación de capital construido y virtual fue seguida, poco después, por el fracaso económico.

Hoy en día, la promesa de solucionar los “problemas” del centro de Atenas, a través de aún más desarrollo urbano suena muy vacía, según las personas que trabajan, utilizan o sólo existen en la calle Panepistimiou y las calles alrededor del centro.

Por ejemplo, uno comerciante central ateniense explicó que muchas obras públicas de la época de oro de los contratistas habían sido catastróficas para ciertos negocios. El caso de las reconstrucciones repetidas (pero mal explicadas) de la plaza Omonia los últimos veinte años es a menudo citado como un proyecto que alteró violentamente la orden de las cosas en el centro de la ciudad. Por otra parte, otro informante habló de la peatonalización de la calle Ermou en la segunda mitad de la década de los 1990. Ermou es una calle que sale de la plaza Syntagma y tradicionalmente ha sido una de las calles comerciales más concurridas de la capital. El proyecto de su peatonalización duró cierto tiempo y al final de eso varias de las tiendas más pequeñas de Ermou habían cerrado. Esto ocurrió en primer lugar porque los alquileres se aumentaron demasiado en la calle reconstruida, pero también por la disminución del consumo, durante el período de las obras de construcción. Sin embargo, otra parte del problema fue la situación global en la historia del capitalismo europeo. Es decir, la década de los 1990 fue un período en que cadenas comerciales internacionales entraron en el mercado de Grecia, lo que condujo a la “muerte” económica de algunos de los comercios más pequeños. La calle Ermou, donde muchas de las tiendas de la década de los 1990 han sido, hoy en día, sustituidas por las sucursales de grandes cadenas internacionales, es testigo tanto del proceso global como de la peculiaridad urbana local.

Pero un empleado en el sector comercial del centro de Atenas explicó que los empresarios “sacaron sus ojos con sus propias manos”. En el pasado reciente, durante el crecimiento económico de los años 1990 y 2000, un buen número de pequeños comerciantes independientes hicieron grandes aperturas, asumiendo riesgos en un mercado que ya funcionaba bajo reglas nuevas y desconocidas hasta entonces. Para hacer las aberturas, tomaron uno de esos préstamos bancarios de alto interés, que eran fácilmente disponibles en aquella época, lo que le condujo finalmente a la catástrofe, cuando no pudieron devolverlo. Por ejemplo, cuando todos los nuevos centros comerciales se construyeron alrededor de Atenas, algunos comerciantes independientes se expandieron, alquilando una tienda en uno de esos. Sin embargo, un centro comercial es una empresa grande que no permite gran flexibilidad en cuanto a las deudas. Los comerciantes que alquilan y no son dueños de sus tiendas necesitan, a veces, pedir al dueño de la propiedad (por lo general otra persona de clase media) una flexibilidad, que normalmente se les ofrece, algo que no es posible con el alquiler en un centro comercial.

Pero esta observación se refiere al pasado reciente y no al presente catastrófico, donde muchos comerciantes independientes, que realizaron “aperturas económicas” durante el período de prosperidad, cuando la crisis estalló, desaparecieron durante una noche bajo el peso de la acumulación rápida de deudas. “Algunos colegas terminaron en los comedores sociales”, mencionó un comerciante en la calle de Agiou Markou. La asociación de comerciantes de Atenas mantiene en estos días una tienda solidaria para sus miembros, es decir, una tienda donde antiguos comerciantes pueden adquirir algunos productos básicos gratis. Hoy en día, en las calles centrales de Atenas como Stadiou hay antiguos comerciantes, dueños de sus tiendas, es decír sin costos de alquiler, que, pese a eso, se fueron a la quiebra después del mayo de 2010 debido a la disminución en el consumo. El empleado mencionado antes explicó la temporalidad de ese relato: “Movimientos estúpidos del empresario o estructura problemática, todo esto es pasado y olvidado, ahora primero te dicen que los salarios se reducirán, ya que no van bien, a continuación reducen el personal y después terminan trabajando con una décima de los trabajadores, que son miembros de la familia del jefe. Finalmente, algún día se cierran para siempre. “

Las políticas de “Rethink”

Muchos comerciantes del centro de Atenas echan la culpa para el fracaso comercial de sus negocios al aumento reciente de las manifestaciones y protestas que tienen lugar en el centro. La idea es que la revuelta de 2008 fue el primer gran golpe en el centro de Atenas, después fueron los disturbios del mayo de 2010 y luego los del febrero de 2012. La verdad es que este argumento se oye cada vez más por los medios de comunicación desde 2010, cuando la austeridad comenzó y cuando una parte creciente de la población (los comerciantes incluidos) sienten que tienen mejores razones para protestar. Pero, el relato de la mayoría de los comerciantes no identifica directamente con el argumento de los medios gubernamentales / sistémicos. Cuando ellos utilizan el término “protestas” (diadiloseis / διαδηλώσεις) o “disturbios” (episodia / επεισόδια) suelen añadir “gases lacrimógenos” (dakrygona / δακρυγόνα) y el bloqueo de todas las calles y estaciones del metro alrededor del centro. Ya sea expresado de manera explícita o implícita, lo cierto es que los gases lacrimógenos y la violencia, o el bloqueo de las calles son tácticas de la policía aplicadas cada vez más en los últimos años. La policía en estos días cierran las estaciones del metro más céntricas y todas las calles que llevan al centro, muchas horas antes y después de una protesta. Durante las protestas se escucha alegaciones de que la policía esté tratando de limitar el acceso a los manifestantes, pero también de enfurecer al resto de los usuarios del centro, contra los diversos grupos sociales que protestan.

El punto es que, mientras los comerciantes parecen estar de acuerdo con los medios de comunicación sistémicos /gubernamentales, la mayoría de las veces utilizan una fraseología diferente y añaden elementos diferentes. Por ejemplo, mientras los grandes medios de comunicación añaden a menudo los cocteles Molotov o los manifestantes encapuchados como parte del problema del centro, la gente de negocios que yo he encontrado pocas veces hacen referencia a estos elementos. La perspectiva diferente de la mayoría de los comerciantes del centro es aún más explícita cuando hablan de los acontecimientos de diciembre de 2008. En realidad, pese a las políticas implícitas en el resto del lenguage utilizado, los comerciantes del centro con los que he hablado utilizan generalmente el término ‘revuelta’ para la revuelta de 2008, en lugar de ‘disturbios’ (epeisodia / επεισόδια)como la ha etiquetado el discurso gubernamental y progubernamental. Además, otras expresiones utilizadas incluyen “los acontecimientos de Alexis” o “… de Grigoropoulos” o “… Alexandros” etc, refiriéndose a Alexandros Grigoropoulos, el joven de 15 años que fue asesinado por la policía en diciembre de 2008 y cuya muerte desencadenó el levantamiento social de 2008. Esta terminología de personificación refleja mucho más el lenguaje utilizado por los participantes en la revuelta que él de las autoridades o de los medios de comunicación sistémicos.

La conclusión es que los comerciantes tienen un negocio y juzgan las tácticas y las prácticas espaciales según el impacto que ellas tengan a su negocio. Como me dijo uno de ellos en una de las calles, que en otra época, fue la principal calle comercial de la capital: “En el pasado, aún si su tienda fue destrozada, no importaba mucho. A menudo ni siquiera nos acercábamos a las compañías de seguros, los fijábamos nosotros mismos, y no nos importaba porque teníamos clientes, al mismo tiempo que estábamos arreglando los daños y perjuicios”. Las cosas no son tan rosadas ya. Al parecer, hoy, que todos los comerciantes luchan para sobrevivir económicamente, las compañías de seguros juegan un papel importante en la situación del centro, no pagan por daños ocurridos durante las protestas o piden cuotas enormes para asegurar un negocio en el área. Hasta el pasado reciente, cuando las propiedades en el centro de Atenas fueron destruidas se reparados rápidamente. Pero la mayoría de los edificios destruidos durante los disturbios de febrero 2012 permanecen todavía en ruinas, a finales del mayo de 2013, que es un período de tiempo demasiado largo para esa zona. “Cuando los bolsillos de la gente están vacíos no hay razón para reparar y abrir de nuevo una tienda que cerró por cualquier motivo”, concluyó el mismo comerciante del centro de Atenas.

Sin duda, el centro de la ciudad (al contrario de lo que puedan creer los responsables de Rethink Athens) no tiene solamente las actividades comerciales – una de las muchas actividades que suceden en el centro son también las protestas. El problema es que las protestas parecen ser, de manera muy explícita, el objetivo de los gobiernos de los últimos años, sugiriendo así que eso es el único problema del centro de Atenas. Por ejemplo, el 27 de abril de 2013, el ministro griego de Orden Público, Nikos Dendias [2], dio una breve entrevista al Voice of America durante su visita a Nueva York para intercambiar conocimiento técnico con el FBI. En esta entrevista, afirmó: “Déjenme darles un ejemplo de una política que estamos tratando de poner en práctica y que va a cambiar toda la vida de la capital del país […] es restringir las pequeñas manifestaciones, las protestas de 100 a 200 personas, impedir que cierren el centro de Atenas, que ocupen la carretera entera bloqueando el acceso al centro de Atenas.

Echar la culpa a las manifestaciones para el fracaso de los negocios en el centro de la ciudad tiene al menos dos ventajas. En primer lugar, se oculta el hecho de que las políticas de austeridad, el desempleo y los recortes a los ingresos impidan que la gente consuma y segundo, es parte de un esfuerzo más amplio de limitar la protesta en un momento en que cada vez más personas tienen cada vez más razones para protestar contra el gobierno. De hecho, hoy en día, la pobreza ha aumentado hasta el punto que poco a poco la mayoría está cambiando sus hábitos alimenticios. En otras palabras, la gente se ve obligada a reducir drásticamente su presupuesto de comida, y por tanto ropa u otras necesidades se limitan aún más cuando no desvanecen completamente. Bajo tales circunstancias varios grupos protestan cada semana, molestando los diversos planes gubernamentales.

Los primeros pasos para limitar y prohibir las protestas han sido evidentes en la violencia policial públicamente ejercida durante las protestas. Desde 2010 la violencia ha alcanzado un punto máximo en el periodo post-dictatorial, con gases lacrimógenos y golpes por la policía que se utilizan a escala industrial (por ejemplo, huelgas generales el junio 2011). De hecho, el objetivo evidente es aterrorizar a los que podrían participar en las protestas, ya que cualquiera que se lo atreva sabrá que su salud y bienestar están en peligro. Pero una espacialización mucho más evidente de las políticas contra las protestas se produjo en 2011, cuando el gobierno abolió el llamado asilo académico. Desde principios de la década de los 1980 la constitución griega estableció que el ejército o la policía no tengan acceso a los terrenos de la universidad, a menos que las autoridades universitarias decidieran por tal acción. El asilo académico es una de las razones principales por las que la calle Panepistimiou ha surgido como parte necesaria de casi cada protesta. Panepistimio (πανεπιστήμιο) en griego significa Universidad y la calle Panepistimiou es donde se encuentra el Refectorio de la Universidad de Atenas [3]. La plaza frente al refectorio neoclásico fue y sigue siendo el punto más común para reunirse, partir y terminar de las protestas. Los distintos edificios de la universidad durante la historia de Atenas han sido un refugio para los manifestantes que han sido perseguidos, golpeados y atacados por la policía. Los campus atenienses centrales funcionaron como centros de resistencia, tanto durante la ocupación de Atenas por los nazis y sus colaboradores griegos en la década de los 1940, como durante la resistencia famosa contra la dictadura en la década de los 1970. De hecho, hoy en día las universidades ya no son lugares seguros, desde que la policía puede atacarlos, restringir o prohibir cualquier actividad que se realiza ahí. La futura construcción de tantos obstáculos físicos a lo largo de la calle Panepistimiou por Rethink Athens probablemente acabará con Panepistimiou como parte de las protestas.

La muerte del asilo académico y la regeneración material de la calle principal del centro de Atenas llegan al mismo tiempo con una decisión política explícita de limitar las protestas. En un movimiento drástico, desde el enero de 2013 casi todas las acciones de trabajadores (trabajadores del metro, los marineros y los profesores) han básicamente sido prohibidos por el gobierno en el nombre del bienestar público, a través de la aplicación de una ley muy discutible de reclutamiento civil. Pero en mayo 2013, cuando la huelga de los profesores de secundaria fue prohibida, los sindicatos decidieron iniciar una de sus primeras manifestaciones de protesta contra la prohibición, en la calle peatonal de Ermou. Un lugar donde raramente se encuentran protestas. Tal vez eso fue una advertencia temprana semiológica que de alguna forma las protestas no desaparecerán del centro de la ciudad cualesquiera que fueran los proyectos de regeneración material de Panepistimiou o de otro sitio. Efectivamente, las protestas pueden desaparecer por razones políticas, por ejemplo, si los encuentros serán prohibidos por completo (algo que es una posibilidad, dada la reciente prohibición de las huelgas y las declaraciones mencionadas antes del Ministro de limitar ciertas marchas), pero un proyecto de reconstrucción sencillo no será suficiente.

Video rush: calle Ermou & los profesores. por Ross Domoney en Vimeo.

“Comerse el uno al otro”

Pero la competencia capitalista y la estructura de clases en su forma más pura no son la única fuente de tensión en las calles de Atenas. Hay algunos sucesos más tangiblemente violentos alrededor del centro. En estos días alrededor de la Plaza Omonia o Kanigos, guardias de seguridad con apariencia de ejército caminan delante de las tiendas. Un informante me dijo que están trabajando para las sucursales bancarias. Alguien dijo que los pequeños tenderos recibieron una buena oferta de una nueva empresa de seguridad privada, que cuenta con empleados que parecen bastante peligrosos, para expulsar a los sin techo. Cuando se pone el sol, mantas y sacos de dormir hacen su aparición en las arcadas y los umbrales de las tiendas. El centro de la ciudad se transforma poco a poco en un gran lugar para dormir en las noches, a medida que los sin techos aumenten a niveles sin precedentes. Además, en estos días un nuevo fármaco más barato, sisa, ha aparecido en las calles. Sisa casi ha sustituido a la heroína –que es más cara– pero los efectos de la sisa son mucho más graves. Los adictos pierden la conciencia por horas –por lo que personas sin hogar o no– las personas adictas a menudo terminan inconscientes en el umbral de las tiendas, con algunos empresarios culpando esa situación por la mala suerte de sus empresas. De una forma u otra, el punto es que estos guardias privados en pleno equipo militar negro parecen hacer el trabajo sucio de mantener a los pobres fuera de la vista pública en la mañana.

Más allá de los encuentros violentos cotidianos hay otro proceso, violento también, pero más estructuralmente violento. Esto está expresado en formas diversas, pero uno de los motivos más comunes parece ser los llamados “intereses”. Nadie parece estar seguro, pero muchos que trabajan en el centro de la ciudad están enojados con estos “intereses” (symferonta / συμφέροντα). Este es un término que se refiere abstractamente a los poderes políticos y económicos más grandes que tú (a menudo incluyendo agentes internacionales) que actúan de forma poco ética, que tienen un impacto en tu vida cotidiana. En el caso actual, la implicación es que hay agentes que colaboran en secreto por la caída de los precios inmobiliarios en el centro de la ciudad con el fin de devaluar las propiedades y, finalmente, comprarlas por una miseria. Aunque el rumor es cada vez más generalizada y, aunque en algunas zonas del centro –como Kerameikos y Metaxourgeio– surge una tendencia de las empresas que compran gran cantidad de propiedades, no hay evidencia hasta el momento de dicha actividad que tenga por objeto el centro de toda la ciudad. Rethink Athens vendrá en ese mercado inmobiliario desregulado, cambiando de nuevo los precios en el centro. Pero sin duda los precios de los bienes raíces en Atenas están en caída libre. Algunos pequeños comerciantes independientes, sintiendo la presión del fracaso económico hablan de la creciente injusticia estructural de las nuevas condiciones aplicadas al mercado de los últimos quince años. Muchos culpan expresamente a las autoridades que han supuestamente hacer todo lo posible para allanar el camino para que las grandes tiendas eliminen a las pequeñas tiendas independientes y así obligar a los pequeños / empresarios independientes no deseados a salir del centro. La verdad es que las nuevas infraestructuras y los grandes centros comerciales han aparecido en masa durante la época dorada del crecimiento económico (1990 – 2000), en el centro pero también en los suburbios atenienses, alterando radicalmente el entonces equilibrios del mercado. Además, hay varios cambios en las políticas de la última década que desregular el mercado, una desregulación que tiene un impacto en los actores más pequeños eliminando muchos de ellos. “Pero ese es el sistema, se come el uno al otro, todo el mundo está en contra de todo el mundo […] por lo que es el sistema, no tengo otra manera de nombrarlo” un comerciante inteligente y cínico se ha mencionado, en un amargo momento de realización.

———-

[1] Aunque el término centro de Atenas se refiere a un área grande con micro-historias muy diferentes, para el texto actual la palabra se utiliza en referencia a la zona entre Omonia y la plaza Syntagma y las calles alrededor

[2] Nikos Dendias: Ministro de Orden Público y Protección Civil. Es el supervisor político de una Fuerza Policial que golpean y tortura abiertamente, el inspirador de operaciones (que parecen a pogromos) como Zeus (contra los inmigrantes) y Tetis (contra los drogadictos) y finalmente es responsable para el desalojo de las okupas más viejas de Atenas (los cuales han sido centros culturales y fortalezas contra el neo-nazi Amanecer Dorado)

[3] Aunque la calle ha sido renombrada calle Venizelou en 1945, ningún ateniense la llama nada más que Panepistimiou

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response