La animosidad prevalente hacia los refugiados que buscan asilo no ha impedido a unas cuantas personas ayudar directamente con el proceso de integración. Y tendiendo una mano en solidaridad les han pasado un balón, un balón de fútbol, para que todo sea "juego limpio", tanto en los deportes como a nivel humano. [...]