Entre esta cacofonía, es muy importante volver a mirar a los rescates fincancieros. Todo, menos aproximadamente 11%, del dinero de los rescates ha terminado en los bolsillos de los acreedores. [...]