Los niños de la crisis están corriendo el peligro de convertirse en la "generación perdida" de Europa porque las duras medidas de austeridad implementadas en todo el continente les están dirigiendo a la pobreza y el desempleo. [...]