Se ofrece un permiso de residencia “dorado” a cualquiera que quiera traer dinero de fuera e invertir en el pequeño y empobrecido Portugal, tan afectado por la crisis; el mismo país de 10.000.000 habitantes en el cual más de 5.000 son ahora oficialmente personas sin techo. [...]