Saturday 19th October 2019
x-pressed | an open journal
November 15, 2012
November 15, 2012

Are Greeks racist?

Author: Aggeliki Dimopoulou Translator: Elena Blanco
Source: TVXS  Category: Antifascism
This article is also available in: elenfr
Are Greeks racist?

(extract)

El surgimiento de Amanecer Dorado, las actividades de las Storm Troops, los violentos ataques a inmigrantes, la operación de “limpieza” que inapropiadamente se denominó “Zeus Hospites”, las acusaciones por parte de organizaciones internacionales de la violación de derechos humanos a grupos vulnerables, todo compone un nuevo escenario en la Grecia de hoy en día. El tema del racismo se vuelve más intenso que nunca en el discurso público. Las causas del racismo, las fuentes de intolerancia hacia ella, se mostraron sobre la mesa durante un debate organizado por Intelligence Squared Grecia en el centro cultural Onassis. “En Grecia somos racistas” fue la cláusula puesta sobre la mesa.

A favor de esta cláusula estaba Sr. Vallianatos, periodista y presidente de la Coalición Liberal, y Kostis Papaioannou, antiguo presidente del Comité Nacional de los Derechos Humanos y miembro de la Red de Vigilancia de Casos de Violencia Racista. En contra de la misma estaba Vasiliki Georgidou, profesor sustituto de ciencia políticas en la Universidad Pateion y Nikos Mpitis, ministro de Simitis y miembro del partido político DimAr. Todos los ponentes intentaron evitar caer en la generalización. La audiencia pudo votar antes y después del debate y a través de internet.

¿Qué es lo que caracteriza nuestra sociedad: tolerancia hacia la diversidad o tolerancia hacia el racismo? ¿Es ésta la reacción al resultado de la crisis económica y la pobreza? ¿Estamos tomando decisiones racistas porque necesitamos llenar el vacío de poder y seguridad que las élites gubernamentales y el estado están dejando atrás? ¿O es un problema que ya viene de atrás y que es mucho más profundo? ¿Es posible que haya comenzado mucho antes, en la escuela durante nuestra educación, en la familia y en la sociedad, años antes de la crisis? ¿Son la discriminación y el racismo las consecuencias naturales de la crisis? ¿O simplemente una faceta de nuestra sociedad que ha quedado al descubierto en tiempos difíciles? Estas son sólo algunas de las cuestiones que surgieron.

[….]

Papaioannou: “En Grecia existe un intense fenómeno de Neo-nazismo”.

Como primer ponente, Sr. Papaioannou resaltó que la respuesta a la pregunta del debate no debería estar basada en una generalización de que ella misma es “la fuente definitiva de una gran parte del problema del racismo”. Particularmente enfatizó el rol del estado. “¿Es posible que el estado sea racista? ¿Puede el estado estar siguiendo o no dichas políticas para detonar la ola de racismo en la sociedad griega?”

Como ejemplo presentó la política de estado en Agios Panteleimonas. “¿Cuál era la política del estado y el municipio? El mismo estado que transportó a inmigrantes cruzando Evros en autobuses hacia el cuerno de Atenas e incluso hasta el cuerno más pequeño de Agios Pantaleimonas. Pero lo que es la política del estado de hoy en día es que una banda cierre el parque para niños de Agios Pantaleimonas con total inaccesibilidad. Según Sr. Papaioannou, “la forma de que los ciudadanos formen su propia actitud hacia los inmigrantes es en gran medida determinada por las políticas que adopta el estado”.

Sr. Papaioannou subrayó que el sólido terreno donde se asienta el racismo es el nacional-centrismo, que ha echado profundas raíces en la sociedad griega, aunque recalcando las connotaciones de clases. “Nosotros, como griegos, tenemos un problema con los refugiados iraquíes pero ninguno con los que vienen del Emirato de Qatar a invertir en vacaciones. Aunque, dejando a un lado los orígenes, la clase social y económica es altamente importante”.

“Además de eso, el racismo está amortiguado. Brotes de violencia y racismo raramente se convierten en crimen más fuerte. No se convierten en negocios de tráfico de personas. Nunca he visto a Amanecer Dorado envuelto en los burdeles de la calle Filis, donde se encuentra el grueso del crimen financiero, tráfico de drogas y las bandas nigerianas dedicadas a ello. El racismo desaparece allí y siempre se vuelve en contra de los más débiles”. En particular mencionó las “filtraciones de racismo” en el sistema de justicia y resaltó la decisión del municipio en ciudadanía, señalando que es una “página oscura”.

No se saltó hablar sobre el rol de los medios de comunicación, enfatizando cómo en muchas circunstancias los periodistas muestran la realidad de manera equivocada, mientras que Amanecer Dorado aprovecha el juego para “inflar sus números”. También proclamó que algunos medios parecen haber llegado a un acuerdo con Amanecer Dorado, recordándonos el titular de “Proto Thema” con la anciana sacando dinero de un cajero bajo la protección de un joven, que resultó ser la madre de un candidato de Amanecer Dorado.

Concluida la primera charla, Sr. Papanioannou preguntó: “¿Son los griegos racistas?”. “En Grecia existe un intenso fenómeno neo-nazi. Un fenómeno violento, visto por primera vez en la Europa moderna, que pisa sobre un sólido fenómeno racista omnipresente en la sociedad griega con unas profundas raíces sociales e históricas. Yo respondería que en Grecia tenemos un gran problema de racismo, viviendo y medrando en la sociedad griega”.

[…]

Georgiadou: “También hay una Grecia no fóbica”

“La frase que estamos debatiendo necesita un interrogante. ¿Somos racistas en Grecia? Este tema, la forma en la que ha surgido, necesita un marco concreto. ¿Racismo en qué Grecia?” fue la pregunta que lanzó Vasiliki Georgiadou. “¿En la Grecia de Amanecer Dorado, de extremismo y extremistas? En esa Grecia por supuesto que hay racismo. Sin embargo, ¿hay racismo en la Grecia que no es fóbica y con una mentalidad abierta? En esa Grecia el racismo consciente es marginal”.

En el distrito 6 de Atenas, comportamientos racistas y violentos tienen lugar. Durante mi investigación fui testigo de dichos comportamientos en contra de los inmigrantes pero también contra los drogadictos. Siempre fui testigo también de locales apoyando a los inmigrantes”, señaló.

La señora Georgiadou recalcó que no todas las formas de discriminación son sinónimo de racismo. “La efímera aversión, reserva o miedo por algo o alguien no es racismo. Todos tenemos preconcepciones reprimidas. En períodos de incertidumbre y agitación esas preconcepciones se activan. Eso no significa que también prevalezcan. Para que esto ocurra, el yo y el pensamiento tienen que retirarse para dejar paso al fanatismo que prevalece”.

“El problema en las circunstancias actuales es el populismo, el fanatismo y el extremismo que dan prominencia al racismo. En otras palabras, la instrumentalización de la reserva de prejuicios racistas por aquellos quienes, en circunstancias difíciles, invierten de manera oportunista en el miedo por la debilidad y la inseguridad”. En particular enfatizó el valor de la educación, sentenciando que “cuando no hay trabajo sustancial en las escuelas, los niños tienden hacia sub-culturas. Hoy en día la sub-cultura de la ropa negra y la fuerza física está de moda. El racismo no es algo que se construye desde cero”.

Finalmente, añadió al tema la dimensión del tiempo, señalando que según estudios europeos sobre racismo en la década de los 90, Grecia presentó bajos porcentajes en comparación con otros países de Europa. Como ella dijo, el panorama empezó a cambiar en Grecia antes de la crisis y en concreto en los primeros años de este siglo cuando el país se encontraba en un estado de relativa prosperidad.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response