Friday 20th September 2019
x-pressed | an open journal
October 31, 2012
October 31, 2012

Autobuses “solo para griegos”

Author: 1AgainstRacism Translator: Anna Papoutsi
Source: 1AgainstRacism  Category: Antifascism
This article is also available in: elenfr
Autobuses “solo para griegos”

Rosa Parks

Rabab nació en Grecia en 1983. Sus dos hermanos y su hijo lo mismo. Su hijo más joven está en el tercer año de su vida pero ya ha visto su cara más cruel: el de la intolerancia y el racismo en su propio país.

“Eran las 7 menos 10 de la tarde, cuando el autobús en que estábamos llegó a nuestro destino, la estación de Mpatis en Faliro”, relata Rabab llevando un hijab. “Esperé que mis co-pasajeros bajaran del autobús ya que yo tenía el pequeño en el cochecito. Cuando llegó mi turno y empecé a bajarlo vi las puertas cerrando en el cochecito. El autobús era doble y yo estaba en la parte de atrás. ¿No puedes ver el cochecito’, le grité al conductor. Y él abrió la puerta de inmediato, sólo para cerrarla de nuevo. Lo hizo tres veces en el cochecito de mi hijo. Si su mano estaba colgando fuera lo habría cortado…”, dice la joven.

“Si no abres la puerta de inmediato, voy a demandarte ya”, le gritó al conductor por una última vez. Y él su puso furioso, abrió la puerta y se bajó del autobús para ir a encontrarla. Estaba casi poniendo su cara contra la suya y comenzó a agredirla verbalmente.

“Tú me vas a demandarme a mí? ¿Quién eres tu? le estaba preguntando a la mujer, que conoce sus derechos y no tiene miedo de luchar por ellos. “Ve te ahogar en la perra del mar y regresa a tu país. Y si te vuelvo a ver no te estoy tomando en el bus nunca más”, le gritaba furioso antes de irse.

“Mi madre, que estaba con nosotros, estaba asustada”, dijo Rabab. “Estaba preocupada por proteger al bebé en medio de este lío. Los pasajeros permanecían en silencio y en la calle nadie nos prestaba atención. Sólo estaban mirando y yo me estaba volviendo loca. El bebé estaba gritando. Estaba realmente asustado de todos los gritos y las puertas cerrando. Y desde entonces, el 9 de septiembre, cuando ocurrió este incidente, todavía lo recuerda. Siempre, antes de subir a un autobús me pregunta: ‘¿van a cerrar la puerta sobre mi mano? ¿El conductor me va a pegar?” Me pide que lo tenga en mis brazos porque tiene este miedo en los autobuses y trolebuses.

Rabab misma, de origen egipcio, se ha vuelto a encontrar con comportamientos iguales en los transportes públicos. “He estado muy vulgarmente insultada en un trolebús porque me oyeron hablar en árabe con mi madre. Otras veces no me dejaron subir en el autobús porque tenía un cochecito. “Cochecitos están prohibidos en los autobuses”, me dijo una vez un conductor y otra vez una mujer en el autobús. Y cuando le pregunté: “¿Cómo se supone que vaya yo”, ella respondió: “a pie, los autobuses son sólo para nosotros, no para vosotros”.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Comments are closed.