Saturday 07th December 2019
x-pressed | an open journal
July 21, 2013
July 21, 2013

Entrevista con Habermas

Author: Tasos Tsakiroglou Translator: Eleni Nicolaou
Source: EfSyn  Category: Dialogues
This article is also available in: enel
Entrevista con Habermas

“Las condiciones en Grecia se parece a los finales de la República de Weimar”
Días antes de su llegada a Atenas para participar en el Congreso Mundial de Filosofía, el pensador alemán dio una entrevista exclusiva al periódico Ef.Syn..

“Sólo una Europa unida políticamente y con una capacidad financiera suficiente, puede domesticar el salvaje capitalismo financiero”. G. Habermas critica las políticas de Alemania, enfatizando que para su propio beneficio tendría que haberse llevado la carga de una política redistributiva, señalando al mismo tiempo que el cambio de política en Europa es el clave para resolver el problema griego. Por último, ataca a la troika, diciendo que “no hace más que traducir los dictados de los bancos y los mercados en medidas de austeridad y paquetes de rescate”.

EfSyn: El hueco entre los ciudadanos y la política es mayor que nunca y el euroescepticismo parece ser la única base para la unión de los ciudadanos europeos. ¿Puede Europa transformarse en una entidad política con la participación de los pueblos?

J.H.: En los Tratados europeos hay la prisión para la revisión constitucional: el Consejo de Europa, que se compone de los Jefes de Estado, toma la iniciativa de convocar una reunión en la que los Estados-miembros negocian una Constitución para una cooperación más estrecha entre ellos y este documento debe ser aprobado por todos los Estados participantes. Esta evolución tiende a polarizar la opinión pública de los países europeos o incluso dar lugar a una batalla brutal de opiniones. En este caso, la cuestión es la formación de una amplia voluntad democrática. Y esto es lo menos importante. El procedimiento de revisión del Tratado, naturalmente, requiere tiempo y la agenda de la crisis debe coordinarse con este cambio. Sin embargo, si los gobiernos hubieran elegido este camino en mayo de 2010, en el pico de la crisis griega, las cosas hoy habrían sido diferentes.

EfSyn: Su alternativa a la crisis europea es desarrollar la unión monetaria en una verdadera unión política. “Esto provocaría, por primera vez, una diferenciación entre un ‘núcleo europeo’ y una ‘periferia’”, como usted ha afirmado recientemente. ¿Por qué?

J.H.: Mire, la integración política no se puede avanzar sin un impulso económico. Y se les pide a los Estados miembros de la eurozona profundizar su cooperación bajo la presión de la crisis. Cualquier otra alternativa, aparte de esta integración política para el núcleo europeo de la eurozona no sería realista.

EfSyn: ¿Cómo se puede lograr esto?

J.H.: El gobierno federal alemán debe dejar las políticas de confusión sin perspectivas e iniciar el procedimiento de la revisión del Tratado. Un gobierno perspicaz, a diferencia de la que tenemos, reconocería que Europa puede sostenerse sobre sus pies sólo a través de políticas comunes. Alemania y los demás de los llamados “estados miembros” deberían, en este caso, y por su propio interés a largo plazo, aceptar, a corto y medio plazo, los costos de las políticas redistributivas. Si Alemania pudiera liderar ese esfuerzo de “solidaridad”, la opinión pública en la mayoría de los estados miembros de la UE respondería de manera positiva a las restricciones previstas de la soberanía nacional. Cuando todos los pros y los contras se ponen sobre la mesa, estoy seguro de que habría resultados claros. Incluso la resistencia del republicanismo nacional francés, profundamente arraigado, seria, probablemente, superada frente a las presiones económicas.

EfSyn: ¿Y si Gran Bretaña y otros países vetaran esa evolución?

J.H.: En la medida que la zona euro muestra la voluntad política para “más Europa”, incluso en el caso más extremo, podríamos superar los obstáculos jurídicos, avanzando hacia un relanzamiento de la Unión Europea, basada en los Tratados y las instituciones existentes.

EfSyn: ¿Cómo y por qué el sistema financiero internacional está completamente autonomizado en relación con la economía real? ¿Pueden las sociedades recuperar el control?

J.H.: Sabemos hoy con todo detalle que la imposición de la agenda neoliberal a nivel mundial fue el resultado de decisiones políticas tomadas en los EE.UU. y Gran Bretaña. Ya no se puede deshacer la globalización de la economía, que también aporta beneficios importantes. Sin embargo, si la globalización económica fuera el resultado de un acuerdo político, los mercados financieros incontrolados podrían ponerse de nuevo bajo el control político. Sólo una Europa políticamente unida y con una capacidad financiera suficiente, puede iniciar este proceso, es decir, dominar ese capitalismo financiero frenético. Esto es algo que debe ser entendido por la izquierda que, de miras estrechas, está orientada hacia una perspectiva de “Estado-nación”.

EfSyn: ¿Cuál es su posición sobre el “problema griego”? ¿Es un problema estructural de la UE o tiene algunas otras características?

J.H.: Es evidente que la crisis de la deuda pública en Grecia tiene que ver con los préstamos irrealmente baratos hacia los gobiernos griegos, dentro de una política económica irracional. Por otro lado, la desigualdad estructural entre las economías nacionales que formaron la unión monetaria y su dependencia del mismo tipo de cambio son también parte del problema griego, como en España, Portugal e Irlanda. En el caso de Grecia, sin embargo, se añade el problema creado por la propia Grecia. Tengo que admitir que fue muy sorprendido y curioso con la manera en que el mecanismo estatal funciona en Grecia.

EfSyn: En Grecia, la legislación se produce a través de decretos presidenciales y actos legislativos, esencialmente, sin pasar por el control parlamentario, los refugiados y los inmigrantes están atacados por simpatizantes y miembros del partido nazi Amanecer Dorado y la austeridad se utiliza como medio para redistribuir la riqueza en beneficio de los poderosos. ¿Cuál es su posición con respecto a esas amenazas hacia la democracia?

J.H.: Estas condiciones me recuerdan el último período de la República de Weimar, que llevó a la toma del poder por el fascismo. En el caso de Grecia, está claro que la clave para resolver los problemas es el cambio de política en Europa y no la transferencia –financiada mediante créditos– de los problemas en las espaldas de los países en crisis. Claramente, se necesita reformas urgentes en Grecia, que deben ser apoyadas por los propios griegos. La crisis política se agrava cuando uno no se preocupa primero por sus propios errores, antes de culpar a los demás por su situación. Por el otro, una democracia no puede funcionar cuando los ciudadanos se sienten dominados por una troika, que no hace nada más que “traducir” los dictados de los bancos y los mercados financieros en medidas de austeridad y rescates. De esta manera, los ciudadanos griegos no van a alcanzar la conciencia democrática que necesitan para resistir al colapso de su cultura política. Se requiere un manejo de la crisis a través de una agenda europea astuta. Esto daría a los griegos también perspectivas futuras, y la sensación de que se les trata con respeto, como conciudadanos, por los ciudadanos solidarios de los demás Estados miembros.

EfSyn: Hace unos días nos enteramos de las revelaciones, según las cuales el servicio secreto estadounidense NSA tiene un amplio acceso al Internet: a la “historia” de las visitas, al contenido de los mensajes de correo electrónico, transferencia de datos e incluso chats en vivo. Vivimos ya en una sociedad orwelliana de vigilancia y control universal;

J.H.: Mi generación todavía recuerda que el anti-americanismo, al menos para nosotros en Alemania, se relacionó con los peores movimientos políticos y los más intensos sentimientos de resentimiento. Creo que la postura de la NSA fue el resultado de las circunstancias especiales y el clima político que se creó a los EE.UU. después de los ataques del 9/11. El entonces presidente George W. Bush y los halcones de su gobierno utilizaron la histeria de una nación herida, no sólo para librar una guerra, contra el derecho internacional, sino también para aprobar el “Acto Patriótico”, una ley muy problemática, en cuanto a cual hay siempre la sospecha de haber violado derechos básicos de los ciudadanos estadounidenses. Supongo que, basándose en esta legislación, la NSA perdió por completo la proporción a la ejecución de sus funciones. Esto puede ser corregido sólo en los EE.UU. Y nos atrevemos a ejercer abiertamente nuestra crítica.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response