Wednesday 16th October 2019
x-pressed | an open journal
January 28, 2014
January 28, 2014

Entrevista con Vladimir Akimenkov: “El caso Bolotnaya es un intento de destruir a la oposición de izquierda en Rusia”

Source: LEFTEAST  Category: Dialogues
This article is also available in: enru
Entrevista con Vladimir Akimenkov: “El caso Bolotnaya es un intento de destruir a la oposición de izquierda en Rusia”

La mitad de las personas detenidas en el Caso Bolotnaya son activistas de izquierda. Aleksandra Markova, periodista independiente de la web rusa Izquierda Abierta habló con uno de ellas, Vladimir Akimenkov, después de ser puesto en la libertad con ocasión de la reciente amnistía decretada por Putin.

Fui con Vladimir Akimenkov a un restaurante de autoservicio. Le resultaba difícil distinguir los alimentos expuestos y le ayudé a elegir. La mala visión de Vladimir, después de dieciocho meses de detención, no ha hecho más que empeorar. Sintiéndose alegre, aunque algo  desconcertado, todavía le resulta difícil acostumbrarse al bullicio de la ciudad una semana después de su salida de la cárcel. Vladimir es un activista del Frente de Izquierda y uno de los acusados en el Caso Bolotnaya puesto en libertad con la reciente amnistía.

pn79

Aleksandra Markova: ¿Cómo te involucraste con el movimiento de izquierda?

Vladimir Akimenkov: Hace mucho tiempo que me intereso por la política. He leído mucho sobre el tema desde mi adolescencia. Me convertí en un activista en 2007 con ocasión de la “Marcha de los disidentes” en aquel año. Por aquel entonces evolucioné, pasando de ser liberal  a socialista, y durante los últimos cuatro años he sido miembro del “Frente de Izquierda”

¿Has sido arrestado en los últimos cuatro años?

Sí, más de una vez me han detenido, tanto por acciones “legales” como “ilegales”, lo mismo que a muchos de mis camaradas. En 2010 fui juzgado, bajo el artículo 282, por actividades extremistas debido a unos  folletos con la consigna: “Elimina al esclavo que llevas dentro”. Era un texto muy moderado. Me impusieron una condena condicional de un año. Sin embargo, he visto muchos casos de personas que han sido encarceladas y han sufrido daños físicos por sus acciones políticas y sabía que esto también podría ocurrirme a mí.

Cuéntanos sobre el incidente que llevó a tu arresto en la ‘Marcha de los Millones”.

Me encontré en la aglomeración provocada por la policía. La policía restringió arbitrariamente el espacio en el que iba a tener lugar la protesta, bloquearon la plaza, limitaron la entrada y en consecuencia nos quedamos atascados en el interior de un cordón policial. Las columnas de manifestantes no pudieron llegar a la plaza. A pesar de que la presión de la multitud detrás creció, la policía se movió dos pasos hacia adelante y la gente, para no ser aplastada, escapó del cerco. Como resultado comenzó una pelea y la policía empezó a golpear a los manifestantes. Grité “¿Qué estáis haciendo? ¡Dejad de golpear a la gente!” y me agarraron y arrastraron a una furgoneta de la policía. Según la acusación, arrojé el asta de una bandera contra el cordón policial. Es mentira. No hay (y no podía haberlo) ningún vídeo que apoye la posición de la acusación. Por el contrario, la acusación se basa simplemente en afirmaciones falsas de la OMON (la policía antidisturbios) de Moscú. No olvidemos que a los miembros de la policía antidisturbios les dieron pisos gratuitos por la forma en que se encargaron de la represión de la Marcha de los Millones. Es evidente que éramos presos políticos, que fuimos detenidos por expresar nuestra posición. Casi dos mil personas no pudieron llegar a la manifestación ese día porque fueron sacados a la fuerza de los trenes.

La Marcha de los Millones, a diferencia de las acciones anteriores, agrupó de manera significativa a gran número de izquierdistas. ¿De que forma está vinculado el Caso Bolotnaya a este hecho? ¿Existe la posibilidad de que las autoridades temieran que la protesta se radicalizara hacia la izquierda?

Sí, creo que las autoridades temían que la protesta supusiera una radicalización hacia la izquierda. En la Marcha de los Millones hubo grandes columnas del Frente de Izquierda, del Movimiento Socialista Ruso, de los anarquistas y una fuerte columna de las universidades y ámbitos educativos [que protestaban contra la creciente privatización de la educación -. Nota del traductor]. En general dominaban las consignas sociales. Creo que el Caso Bolotnaya fue orquestado en gran medida para intentar derrotar a la oposición de izquierda. Pero la represión no tuvo éxito. Hemos superado esa etapa y hemos salido de ella más fuertes, la lucha continúa. Al mismo tiempo, me gustaría destacar que algunas de las personas involucradas en el caso Bolotnaya acudían por primera vez a una manifestación. Terminar en la cárcel les ha politizado.

sud1

Cuéntanos acerca de las condiciones en la prisión.

En mi celda, el número de detenidos se correspondía con el número de literas, pero, de todas formas, estábamos más bien hacinados. No se respetaban las regulaciones sanitarias ni la norma de cuatro metros cuadrados por detenido. En la última celda, donde yo estaba, había tres personas en un área de 9 metros cuadrados. En algunos lugares la superficie de las paredes era muy áspera y cuando te acuestas cerca de ellas, es fácil arañarse mientras duermes. La comida de la prisión estaba muy mal preparada. No solamente no tenía ningún gusto, sino que a veces también era claramente perjudicial. Por lo que respecta a nuestra subsistencia, tuvimos la ayuda de los paquetes que nos enviaban nuestros amigos y familiares.

¿Hubo un período en que estuviste en el hospital de la prisión? ¿Cómo eran las condiciones allí? ¿Se te dio el tratamiento que necesitabas?

El propio hospital era bastante como una prisión. Estuve allí durante  más de un mes y medio, aunque esperaba estar sólo tres semanas. Me llevaron allí dos veces para observación, pero, en mi opinión, los resultados fueron falsificados. Según el certificado médico, el estado de mi salud era satisfactorio y puedo ver bien. Pero en realidad no puedo ver casi nada con mi ojo izquierdo. Además, tengo bastantes más problemas de salud. En general, tanto en la cárcel como en el hospital, la sensación era que la administración despreciaba la salud de los presos. No nos trataban como seres humanos e incluso la aplicación de los requisitos legales sólo podía lograrse después de un gran número de reclamaciones por escrito. Quiero agradecer a la Comisión Pública de Seguimiento el haber prestado atención a nuestro caso en todo momento y haber podido conseguir por lo menos que se respetaran algunos de nuestros derechos.

1353169647_012963_48

¿Cómo se relacionaban los otros presos con los prisioneros políticos?

Noté una sensación de respeto por parte de tipos muy diferentes de presos. Entre los compañeros de prisión los había que habían elegido conscientemente un camino criminal en la vida, había gente de negocios, había usuarios de drogas o personas detenidas por posesión de drogas. Había muchos inmigrantes de distintos países, incluso de países europeos. A pesar del hecho de que estábamos allí por razones muy distintas del resto de los presos, nos las arreglamos para encontrar un lenguaje común con casi todos ellos. La gente reconocía que estábamos en la cárcel por los derechos del pueblo y nos respetaban por eso. Incluso en las furgonetas de la prisión, cuando nos trasladaban, la gente pedía ser enviada a los bloques donde íbamos nosotros.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde que saliste de la cárcel? ¿Cómo reaccionaron a tu liberación tus amigos, colegas y familiares?

[Antes de la detención,] solo trabajaba ocasionalmente y me comunicaba con la familia relativamente poco. Básicamente, mi círculo de amigos incluye principalmente otros activistas sociales y he tenido mucho apoyo de estos círculos. He tenido una semana muy agitada desde que he sido puesto en libertad. Es agradable encontrarte en un ambiente más relajado y más libre, comunicarte con personas a las que entiendes y que te entienden. Hoy, por ejemplo, me las arreglé para asistir a dos juicios: la causa contra Udaltsov y Razvozhaev y la lectura de la sentencia contra Danil Konstantinov. Era importante para mí ver a estas personas, a las que conozco, que me vieran y que pudieran sentirse algo reconfortadas con ello. También he notado que los extranjeros han empezado a reconocerme en la calle y a saludarme. Pero no puedo decir que esto siempre me guste.

1353169629_810583_64

¿Tienes algún plan para las jornadas de acción (contra la represión política y la xenofobia) del 18- 26 de enero?

Hasta el momento no tengo planes concretos, pero voy a participar activamente en estas jornadas y a pedir a los demás que participen. Tenemos que organizar una serie de acciones de protesta potentes, de reuniones, de conciertos. Tiene que haber acciones de protesta no sólo en Moscú, sino también en las regiones de Rusia y en el extranjero. Cuantas más personas muestren su apoyo a la liberación de los presos de Bolotnaya, más pronto llegará la liberación para los que permanecen en prisión. No debemos permitir que se condene a la gente a 7 u 8 años por nada, o, simplemente, por actos en defensa propia o en defensa de gente cercana. Por pomposo que pueda sonar es ahora cuando estamos forjando nuestro futuro y el de nuestros hijos. Si el Estado condena a los prisioneros de Bolotnaya, la represión será todavía peor en el futuro.

Vladimir Akimenkov es un activista del Frente de Izquierda ruso

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response