Saturday 04th July 2020
x-pressed | an open journal
September 15, 2013
September 15, 2013

¿Esperando la Guerra Civil?

Source: Cosmi_Apart  Category: Letters from home
This article is also available in: eneltrfr
¿Esperando la Guerra Civil?

Tras el asesinato del rapero antifascista de 34 años de edad, por un miembro del Amanecer Dorado en un barrio de clase trabajadora en Atenas el 17 de septiembre, las cosas parecen ser explosivas, tanto en las calles como en los pasillos del poder.

En las calles, el movimiento antifascista ha movilizado a miles de personas que se enfrentan a la policía a diario y por toda Grecia, mientras que los miembros del Amanecer Dorado se esconden, pendientes de las investigaciones policiales en 34 causas penales que el Ministerio del Interior descubrió en las últimas 24 horas, aparentemente bajo una enorme presión internacional y movilización interna.

no-fear

Es un indicio importante el hecho de que el “partido” tuvo que condenar el asesinato y distanciarse del asesino, afirmando no tener nada que ver con él. Esto tendrá repercusiones en la coherencia y la moral de la organización, que se jacta de su heroísmo y el espíritu espartano de sus combatientes. Al mismo tiempo, los informes y testigos salen a la luz indicando que la policía estaba presente, esperando parados a una distancia de 1-2 metros, cuando el asesino salió de su coche con un cuchillo. Al mismo tiempo, las manifestaciones antifascistas son atacadas violentamente por la policía antidisturbios.

Dentro de las altas esferas del poder, lo que está claro es que la coalición del gobierno actual va a tener dificultades para mantener el escenario falso de la “historia de éxito”, que ha sido promocionada tanto dentro del país como fuera de él – con la aprobación tácita de la canciller Merkel y otros políticos europeos. Esta dificultad es especialmente agravante tras la aparición de informes reveladores de la prensa internacional sobre la la influencia  del Amanecer Dorado en la policía y la aparente reticencia del partido derechista del gobierno para que el poder judicial investigue a fondo los crímenes llevados a cabo por ellos contra los inmigrantes y otros “objetivos” en los últimos tres años.

Ahora que se produjo una protesta internacional, podríamos presenciar los esfuerzos del Ministro del Interior para poner freno al Amanecer Dorado, tal como lo hicieron las autoridades francesas después del asesinato de Clemens hace unos meses. Pero hay límites en este esfuerzo. La realidad es que el Amanecer Dorado es muy útil para una clase gobernante asediada, por al menos dos razones: primera, porque cambian el orden del día y desvían la atención del público al señalar chivos expiatorios populares, tales como los inmigrantes musulmanes y conspiradores judíos. En segundo lugar, porque su violencia criminal, de estilo mafioso, es a menudo utilizada por el gobierno para descargar contra la violencia popular de manifestaciones, huelgas, sentadas y ocupaciones a través de la teoría de los “dos extremos”. Por lo tanto, (parte de) el gobierno los necesita y no puede permitirse el lujo de perderlos.

No hay evidencia creíble de que el gobierno quiere ir en contra del Amanecer Dorado. De hecho, fue el propio gobierno quien abrió los ojos de los ciudadanos a la propaganda nacionalista. El primer ministro de derechas se refería a Grecia como un país bajo ocupación “por los inmigrantes” en la víspera de las elecciones de hace un año y el ministro “socialista” se refería a las prostitutas extranjeras con VIH como “bombas para la salud pública” que amenazan la “familia griega” unas semanas antes de las mismas elecciones. La propaganda nacionalista ha estado siempre a la cabeza en la agenda de ambos partidos desde hace décadas (p.e en Macedonia, en Chipre, en materia de inmigración) y es por lo menos hipócrita fingir sorpresa ante el aumento de los nacionalistas.

Los mismos partidos aceptaron como verdadero miembro de su coalición de gobierno, justo después del primer rescate, a un partido ultra-nacionalista que fue derrotado en las elecciones para dar su lugar a los neonazis del Amanecer Dorado, que se presentan como anti-sistema. Así que la “respuesta” por parte del gobierno se centrará probablemente en la eliminación de algunos elementos dudosos de la organización que han ido demasiado lejos con las acciones criminales, asegurando por otro lado de que haya personas que continúen con el trabajo que han estado haciendo desde hace algunos años: proteger a los intereses de las élites económicas dominantes.

Los violentos ataques fascistas contra los inmigrantes y activistas de izquierda son simplemente para aterrorizar y silenciarlos. Los movimientos sociales en Grecia han sido muy fuertes y exigentes en estos últimos años. Los nacionalistas y los nazis son los contrasolución a éstos en la calle, donde la propaganda de los medios no puede llegar. Sin embargo, también proporcionan una salida para la generalizada ira popular contra las políticas de austeridad que encuentran una manera segura y conveniente de expresión atacando a los inmigrantes e izquierdistas. Esta elección parece muy conveniente para el desempleado griego en la calle, ya que cumple con su necesidad de vengarse por la miseria impuesta y recuperar su orgullo nacional, pero sin correr el riesgo de prisión o de pena, ya que gran parte de la policía y el poder judicial a menudo simpatizan con o son curiosamente incapaces de hacer frente a las acciones semi-criminales o abiertamente criminales de la extrema derecha.

Sin duda, nadie en el país puede darse el lujo de olvidar o pretender ignorar la Guerra Civil (1944-1949). Y nadie puede estar seguro de que las condiciones que dieron origen a la guerra civil hace unos años no van a volver, aunque sea de manera distinta. La historia se repite como farsa, un hombre famoso dijo una vez, y vemos cómo están apareciendo de nuevo las caricaturas de los antiguos colaboradores de los nazis con la retórica y los símbolos de la Guerra Civil.

Nadie sabe hasta qué punto la historia será vengativa, pero lo cierto es que los recuerdos de la Guerra Civil no son fáciles de enterrar de nuevo una vez vuelvan a salir. De hecho, otra ironía de la historia es que el esfuerzo más completo hasta la fecha de poner fin a la amenaza de la guerra civil en Grecia de manera decidida y pacífica se llevó a cabo por el gobierno socialdemócrata de Papandreu en la década de los 1980, que – bajo la creciente presión de los movimientos sociales de los trabajadores y los ciudadanos – intentaron cooptar a la izquierda y aliviar las tensiones creando un estado rudimentario de bienestar social y concedieron pensiones de “resistencia nacional” para los que lucharon contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Independientemente de lo que uno piensa de este esfuerzo en términos de justicia social, constituye la primera vez desde 1949 en la que se dió reconocimiento a los que realmente lucharon contra los nazis y no a sus aliados mutantes.

Sin embargo, este esfuerzo ya era fraudulento desde el principio. Además de su carácter clientelar,  fue promovido principalmente a través de la entrada en la UE (que garantizaba los subsidios si se seguían las directrices de desindustrialización y privatización) y el préstamo de dinero barato de las redes financieras globales que exageraron el déficit estatal.

En ese sentido, la crisis actual de la deuda debe ser vista a la luz de este esfuerzo mal concebido para poner fin a la guerra civil en Grecia, aún en curso aunque de forma sutil, creando un Estado de bienestar social, con dinero prestado a cambio de la desindustrialización que la UE diseñó para el país hace algunas décadas.

Grecia fue el primer país europeo en presenciar el surgimiento de la rivalidad de la Guerra Fría. Parece que va a ser el primer país europeo en ser testigo de los efectos inmediatos de la aparición de nuevas coaliciones y constelaciones de poder global. En este sentido se podría decir que Grecia apunta hacia el futuro de toda Europa y, por lo tanto, nadie está a salvo ya. La reflexión, la acción y la imaginación son desesperadamente necesarias en todas partes.

(La etiqueta superior lee en griego “No voy a tener miedo”, citando una letra del rapero asesinado, Pavlos Fyssas)

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response