Wednesday 16th January 2019
x-pressed | an open journal
September 20, 2014
September 20, 2014

La guerra contra el ISIS: Vistas de activistas e intelectuales sirios

Author: Danny Postel Translator: Susana García
Source: Dissent  Category: Dialogues
This article is also available in: elen
La guerra contra el ISIS: Vistas de activistas e intelectuales sirios

Tanto en la esfera dominante como en la de la izquierda, las voces sirias brillan por su ausencia en el debate en torno a ISIS y la intervención de EEUU. La burocracia de ISIS y EEUU ocupan el escenario central, dejando las perspectivas de los activistas y escritores de la sociedad civil siria fuera de la ecuación. Aunque para nada sorprendente, la omisión es problemática.

En un intento por remediar esta falta de equilibrio, pedí a varios sirios- veteranos activistas e intelectuales procedentes de diferentes entornos y con experiencias diversas, incluyendo kurdos, palestinos y asirios cristianos – su opinión acerca de la crisis generada por ISIS y la intervención occidental. Aquí están sus respuestas.

Tres Monstruos

Tengo una opinión ambivalente en torno a los ataques occidentales contra ISIS.

Por un lado, me gustaría ver a esta banda de desalmados eliminados de la faz de la tierra. ISIS es una organización criminal que ha asesinado a miles de sirios e iraquíes, mientras dejaba intacta otra organización criminal- el régimen de Assad- que es responsable de la muerte de cerca de 200.000 personas. ISIS ha destruido la causa de la revolución siria tanto como el régimen de Assad ha destruido nuestro país y nuestra sociedad.

Por otro lado, un ataque contra ISIS enviará a muchos sirios (e iraquíes y otros árabes) un mensaje; que ésta intervención no es una búsqueda de justicia debido a crímenes atroces, sino más bien un ataque contra aquellos que desafían los poderes de occidente. Esto conducirá a un mayor resentimiento y recelo hacia lo exterior, y es precisamente el estado de ánimo nihilista el que ISIS capitaliza y del que saca beneficio.

Los poderes occidentales podrían haber evitado esto si hubieran ayudado a la resistencia siria en su batalla contra el régimen fascista de Assad. Lo correcto, ética y políticamente, es construir una coalición contra ambos, contra ISIS y el régimen de Assad, y ayudar a los sirios a provocar cambios significativos en el entorno político de su país.

Para terminar, permíteme decir que soy muy escéptico ante los planes e intenciones de la administración norteamericana. ISIS es el terrible resultado tanto de nuestros monstruosos regímenes y el papel de occidente en la región durante décadas, como de una grave enfermedad dentro del Islam. Tres monstruos están pisoteando el cuerpo exhausto de Siria.

Yassin al-Haj Saleh, uno de los escritores y una de las figuras intelectuales más destacadas de la revuelta siria, encarcelado de 1980 a 1996 por actividades izquierdistas, en estos momentos vive en el exilio en Estambul (para más información ver esta entrevista en inglés con él)

Síntomas y causas

Cualquier intento de arrancar de raíz o aplastar a ISIS resultará inútil si se lleva a cabo sin un análisis adecuado de las razones detrás del ascenso del grupo. Los sentimientos generalizados entre los sirios de indignación y traición por parte de la comunidad internacional durante la mayor parte de los últimos cuatro años será un asunto difícil de lidiar, y sólo se agudizará si la comunidad internacional no se compromete con iniciativas serias más allá del uso de slogans.

Luchando contra ISIS sin parar las masacres del régimen de Assad tendrá serias ramificaciones. Vivir bajo bombardeos diarios y fuegos de artillería ha llevado a muchos sirios a ver a ISIS, a pesar de su barbarie, como salvadores y vengadores que en nombre de ellos ataca un régimen asesino. Estos son asuntos delicados y no ocuparse de ellos solo ayudará a que ISIS se extienda más. Cualquier intento de tratar los síntomas sin serias consideraciones sobre las causas conducirá hacia complicaciones más peligrosas. No puedes extirpar un tumor maligno sin tratar y desinfectar todo el contexto y resolver el problema. De lo contrario puedes acabar con un tumor mucho más grande, llegando a una completa pérdida de control sobre la situación.

Υyas Kadouni, antiguo director del Centro para la Sociedad Civil y la Democracia en la ciudad de Idlib, miembro del Consejo Revolucionario en la ciudad de Saraqib, perseguido tanto por ISIS como por el régimen de Assad, actualmente vive en exilio en Bruselas.

Alternativas a la Intervención Militar

Como sirio de procedencia cristiana con muchos años de experiencia en diferentes grupos de la oposición siria, creo que una intervención militar contra ISIS solo llevará al aumento del extremismo.

Antes de comenzar con una solución militar, ¿por qué no explorar soluciones políticas, económicas y sociales? ¿Por qué tardó tanto tiempo occidente en embargar el petróleo producido por ISIS? ¿Por qué occidente hizo la vista gorda ante la riada de yihadistas entrando en Siria a través de Turquía? ¿Por qué no hubo una presión real sobre los países del Golfo por su apoyo masivo, oficial o no, a perversos grupos armados de diferente índole? ¿Por qué los “Amigos de Siria” fallaron en suministrar a Raqqa-la primera área liberada en el país- cualquier tipo de apoyo para la comunidad local, las organizaciones civiles y para la emergente junta local, a pesar de las peticiones para hacerlo?

Rasha Qass Yousef, miembro del Movimiento Sirio por la No Violencia y el Foro Democrático Sirio, cofundador del movimiento Haquna, un grupo de resistencia civil en la ciudad e Raqqa que ha hecho campaña contra el régimen de Assad y los grupos armados que asediaron la ciudad, incluido ISIS.

Armar a los Rebeldes y aplastar a ISIS

Yo soporto encarecidamente los ataques de EE.UU/OTAN contra ISIS, que ha cometido, y continua cometiendo, horrorosas atrocidades contra civiles en Siria e Iraq, e insto a la comunidad internacional a que arme a los rebeldes sirios y les facilite los medios necesarios para abatir a ISIS, que no ha mostrado nada más que brutalidad contra el pueblo sirio. Estas medidas permitirán el avance de la causa de la revolución siria, que comenzó como una lucha por la libertad y la dignidad del pueblo sirio.

Pero atacar a ISIS sin abatir las fuerzas aéreas del régimen de Assad atraerá problemas, porque cabe esperar que el régimen ataque a los sirios rebeldes durante las batallas contra ISIS, como ha hecho anteriormente. El régimen de Assad es una fuente de extremismo y violencia en Siria. Cualquier movimiento contra ISIS tiene que ser seguido de pasos efectivos hacia una transición política más allá de Assad.

Kassem Eid, a.k.a. Qusai Zakarya, activista sirio-palestino y superviviente de un ataque de armas químicas, inició una huelga de hambre en noviembre como protesta por el asedio hasta la inanición de las ciudades por toda Siria y para pedir que las agencias humanitarias tuvieran acceso sin trabas a las aéreas sitiadas.

¿Quién avivó el surgimiento de ISIS?

Mi apoyo a la revolución siria es incondicional y por esta razón me opongo a la intervención de EE.UU. Los Estados Unidos y sus aliados regionales han hecho todo lo posible para minar la revolución siria. Y lo que es más importante, lo han hecho a través del apoyo a la Coalición Nacional Siria contra los movimientos de base popular.

Los aliados de EE.UU como Turquía, Arabia Saudí, y Qatar apoyaron inicialmente a Assad y más tarde financiaron y equiparon a las fuerzas más reaccionarias en la oposición. Esos mismos poderes (sumando a Iraq) están ahora formando una coalición para combatir a ISIS. Pero esos países tuvieron un papel principal, directa o indirectamente, a la hora de hacer de ISIS un poder regional. Los Estados Unidos y Arabia Saudí contribuyeron decisivamente a la creación y financiación del yihadismo mundial desde la década de los años 80 para combatir a los soviets en Afganistán. La invasión norteamericana de Iraq llevó al surgimiento de Al Qaeda en Iraq. Qatar está ayudando a Jabhat al-Nusra mientras que Turquía, hasta hace poco, estaba permitiendo que ISIS operara libremente y cruzara sus fronteras sin restricciones. La intervención de EE.UU en Siria (e Iraq) se cobrará la vida de muchos civiles inocentes. También colmará los deseos de ISIS de convertirse en la primera fuerza anti-americana en la región, y de ese modo, ayudar a la organización terrorista reclutar más combatientes. La decapitación de dos ciudadanos estadounidenses, a manos de ISIS, tenía como propósito generar la reacción que está obteniendo de EE.UU. Finalmente, Assad jugó un papel crucial en el fortalecimiento de ISIS y su utilización contra las fuerzas revolucionarias. La ironía es que Estados Unidos está pidiendo al Ejército Libre de Siria que combata a ISIS pero no usa armas americanas contra el régimen de Assad.

Yasser Munif, profesor de sociología en el Emerson College y cofundador de la Campaña Global de Solidaridad con la Revolución Siria

Eliminar uno de los obstáculos claves de la Revolución Siria

Para mí no hay una respuesta simple. En el nivel más elemental, me inclino a favor de una intervención de EE.UU/OTAN contra ISIS. Atacar a ISIS eliminaría uno de los obstáculos claves de la Revolución Siria y dejaría al régimen de Assad más vulnerable. Pero creo que es ingenuo esperar una intervención significativa que diera ese resultado ideal. Creo que el futuro se presenta más sombrío que esto. A pesar de toda la retórica política de la Casa Blanca sobre Siria, la administración estadounidense está en punto muerto, tal y como ha estado desde el comienzo de la revolución siria. La estrategia de Obama de “seducir y abandonar” se ha usado sistemáticamente a lo largo de los últimos tres años para desviar las críticas a la intervención de EE.UU en Oriente Medio. No habido ningún deseo de una intervención real para ayudar a los rebeldes sirios. Es a la vez, demasiado poco y muy tarde.

Hacer frente a ISIS, aunque crucial, no tiene sentido sin al menos dos cosas: un apoyo real y urgente a las fuerzas democráticas y seculares que quedan dentro del Ejército Libre de Siria, y una prolongada presión internacional sobre el régimen de Assad. ISIS juega el papel de deus ex machina en la versión de la realidad del régimen de Assad, resolviendo el aparentemente irresoluble problema al que el régimen ha tenido que hacer frente desde que los manifestantes exigieron su caída: la restauración de su legitimidad política y sus credenciales internacionales. Asegura la supervivencia del régimen y confirma la narrativa de las fuerzas de Assad envueltas en una lucha amarga contra terroristas fundamentalistas islámicos. Es más, la presente situación hace posible que el régimen se describa a sí mismo como un socio indispensable en la lucha contra el terrorismo, que es por lo que comentaristas como Bob Dreyfuss de The Nation continúan argumentando que “una clave para resolver la crisis generada por ISIS está instalada en el palacio presidencial en Damasco y su nombre es Bashar al-Assad”.

Firas Massouh, estudiante de doctorado en la Universidad de Melbourne en Australia y autor de varios ensayos sobre la revuelta siria, incluyendo “Left Out? The Syrian Revolution and the Crisis of the Left”

Muy poco, muy tarde

Desde un punto de vista político, el plan de Obama de entrenar y equipar a los rebeldes moderados sirios hubiera sido más efectivo de haberse implementado hace dos años, cuando las fuerzas sirias en la oposición estaban menos mermadas. Los activistas sirios deben recibir el plan de Obama con una sensación de inquietud, porque se nos dejó en la estacada en agosto de 2013 tras el ataque de armas químicas en los suburbios de Damasco. Esperábamos una represalia contra Assad que nunca llegó, a pesar de las promesas de la administración sobre su inminencia. La marcha atrás de Obama incentivó a Assad, preparando el camino que condujo a la muerte de decenas de miles de sirios. Ahora estamos jugando de nuevo al juego de la espera. ¿Cuándo van a llegar las armas? ¿Y éstas, van a cambiar de manera efectiva el balance de poder sobre el terreno? Nuestro objetivo ahora tiene que incluir la caída de ambos, Assad e ISIS. Que el plan de Obama ayude a conseguir ambas cosas aún está por ver.

Rasha Othman, activista sirio-americano afincado en Washington, uno de los organizadores clave de la Huelga de Hambre Internacional en Solidaridad con Siria

No hay atajos

La violencia sólo genera más violencia. No puedes apagar el fuego con gas. El ataque de EE.UU a ISIS solo contribuirá a su proliferación. La comunidad internacional y los EE.UU han jugado un papel en la creación de ISIS. Confían en la hegemonía más que en encabezar la democracia, tal y como proclaman. Por ejemplo, el asunto sirio se perdió en los corredores de la ONU durante años, debido a dobles estándares a la hora de resolver las crisis humanitarias. Pero de pronto, el caso iraquí ha ocupado el centro del escenario-lo hizo en cuestión de días y sin siquiera pasar por los cauces de la ONU-debido a intereses geoestratégicos.

La solución reside en tratar estos asuntos basándose en un humanista y humanitario enfoque y viendo a la gente como seres humanos iguales a nosotros y no extraños ciudadanos de otras tierras, y en empezar a considerar seriamente nuestros interés, interrelacionados y comunes, en el planeta. Concretamente esto se podría conseguir apoyando a los movimientos de resistencia civil y a otras instituciones y organizaciones que están ayudando a difundir la educación y la concienciación. Empoderando a la gente local y a las ONGs, particularmente invirtiendo ahora en los millones de refugiados, representaría un camino alternativo hacia delante. No hay atajos para llegar al paraíso.

Khorshid Mohammad, cofundador sirio-kurdo del Movimiento Sirio para la No violencia y neonatólogo en el Alberta Health Services , Universidad de Calgary, Canadá.

Agradecimientos especiales a Afra Jalabi, activista siria y escritora en Montreal, por ponerme en contacto con varias de las personas que entrevisté para este artículo. Ella es miembro activo en Movimiento Sirio para la No violencia y sirve en el Comité Ejecutivo del proyecto The Day After, un grupo de trabajo internacional de sirios representando a un largo espectro de opositores del país comprometidos en un dialogo para una planificación-transición independiente

*Danny Postel es Associate Director del Centre for Middle East Studies en la Universidad de Denver. Sus libros incluyen The Syria Dilemma y The People Reloaded: The Green Movement and the Struggle for Iran’s Future. Escribe para Critical Inquiry y Huffington Post y es coeditor de PULSE.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Comments are closed.