Friday 20th September 2019
x-pressed | an open journal
May 8, 2013
May 8, 2013

Los pesados holandeses son la nación que va a derrumbar el euro

Author: Matthew Lynn Translator: Anna Papoutsi
Source: Market Watch  Category: On the crisis
This article is also available in: enelpt-ptitfr
Los pesados holandeses son la nación que va a derrumbar el euro

¿Cuál es el país de la zona euro que está más profundamente endeudado? ¿Los pródigos griegos con sus pensiones financiadas por el estado generoso? ¿Los chipriotas y sus bancos rellenos de chungo dinero ruso? ¿Los españoles afectados por la recesión o los irlandeses del boom y posterior batacazo?

Ninguno de los anteriores. En realidad, es el sobrio y responsable holandés.

La deuda de los consumidores en los Países Bajos ha llegado a 250% de la renta disponible, uno de los niveles más altos en el mundo. En España, en cambio, nunca ha superado el 125%.

NetherlandsHighPersonalDebts

Holanda se ha convertido en uno de los países más endeudados del mundo. Se ha caído en recesión y no hay señales de que esté saliendo. La crisis del euro dura ya tres años, pero hasta ahora sólo había infectado a los países periféricos dentro de la moneda única. Pero Holanda es un miembro clave del euro y de la Unión Europea. Si no puede sobrevivir en la zona euro, entonces el juego realmente se acabó.

Holanda siempre ha sido una de las naciones más prósperas y estables de Europa – y una de las más pro-UE. Fue miembro fundador de la unión, y era uno de los partidarios más entusiastas de la puesta en marcha de la moneda común. Con una rica economía orientada a la exportación y un montón de empresas multinacionales exitosas, tenía mucho que ganar, se supondría, de la creación de la economía común que iba a seguir la exitosa implementación del euro.

Pero en vez de eso ha empezado a desempeñarse un guion tristemente familiar. Está estallando en la misma manera que Irlanda, Grecia y Portugal – pero más lentamente.
Las bajas tasas de interés, establecidas principalmente para beneficiar la economía alemana, y un montón de capital barato condujeron a un boom inmobiliario y una explosión de deuda. Desde el lanzamiento de la moneda común hasta la cima del mercado, los precios de las casas holandesas se duplicaron, lo que es uno de los mercados más recalentados en el mundo.

Ahora este se ha derrumbado espectacularmente. Los precios inmobiliarios están cayendo tan rápido como lo hicieron en Florida, cuando el boom inmobiliario estadounidense se volvió amargo. Los precios ahora han caído por 16,6% desde el pico de la burbuja en 2008. La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios prevé otra caída de 7% este año. A menos que uno compró su casa el siglo pasado, ahora esta vale menos de lo que pagó por ella – y lo que es peor, probablemente incluso menos que el préstamo que pidió para comprarla.

Como resultado, los holandeses están ahora hundiendo bajo una marea de deuda. En más de 250%, la deuda privada es aún mayor que en Irlanda y 2 ½ veces más que en Grecia. Un banco ha sido rescatado ya por el gobierno y, con los precios de la vivienda colapsando, habrá más rescates. Los bancos holandeses tienen €650 mil millones en circulación en bienes inmobiliarios cuyo valor está rápidamente cayendo – y si hay una cosa que sabemos con certeza sobre los mercados financieros es que cuando los mercados inmobiliarios se desploman, el sistema financiero va a seguir muy pronto.

Las agencias de calificación de riesgos – no suelen ser las primeras organizaciones en darse cuenta de los eventos – han comenzado a tomar nota. En febrero, Fitch redujo la calificación estable de la deuda de Holanda. El país sigue siendo de clasificación triple A, pero sólo por los pelos. La agencia culpó la caída de precios de la vivienda, el aumento de la deuda pública y las dudas sobre la estabilidad del sistema bancario – la misma mezcla tóxica conocida de otras naciones de la eurozona afectadas por la crisis.

La economía se ha hundido en la recesión.

El desempleo va aumentando y alcanzando máximos de dos décadas. El total de desempleados se ha duplicado en sólo dos años, y sólo en marzo pasó del 7,7% a 8,1% – un ritmo de crecimiento más rápido que incluso el de Chipre. El FMI prevé que la economía se contraerá un 0,5% en 2013, pero estas proyecciones tienen la mala costumbre de ser demasiado optimistas.

El gobierno está faltando sus objetivos para el déficit, a pesar de la reciente imposición de medidas de austeridad profundas, en octubre pasado. Al igual que otros países de la eurozona, Holanda parece ahora encerrada en un círculo vicioso de aumento del desempleo y disminución de los ingresos fiscales, llevando a aún más austeridad con más recortes y desempleo. Una vez que un país se encuentra en este sendero, es muy difícil salir – y definitivamente no dentro de los límites del euro.

Hasta ahora, Holanda ha sido el aliado clave de Alemania en la imposición de la austeridad en todo el continente como respuesta a los problemas de la moneda. Pero a medida de que se agrave la caída, el apoyo holandés para una dieta sin fin de recortes y recesión –y tal vez para el propio euro– comenzará a evaporarse.

Los otros derrumbes en la zona euro han estado en la periferia de la moneda. Ellos han sido naciones marginales, y sus problemas podrían ser presentados como un accidente, en lugar demostrar defectos sistémicos en la forma en que la moneda se estableció.

Los griegos gastan demasiado dinero. Los irlandeses permitieron que su mercado inmobiliario funcionara fuera de control. Los italianos siempre tenían demasiada deuda. Pero no puede haber ninguna excusa para los holandeses: siguieron todas las reglas.

Siempre ha sido claro que la crisis del euro alcanzaría su fase terminal cuando alcanzara el núcleo. Muchos analistas supusieron que este sería Francia. Y sin embargo, mientras que Francia es apenas por debajo de los problemas (el desempleo aumenta sin cesar y el gobierno está haciendo todo lo que posiblemente puede pensar en hacer la economía menos competitiva), sigue siendo un país rico. Sus deudas pueden ser altas, pero aún no han salido de control y no han comenzado a amenazar la estabilidad del sistema bancario.

Holanda está empezando a llegar a ese punto. Puede tomar un año, tal vez dos. Pero la crisis está ganando en ritmo, y el sistema financiero se ve cada día menos estable. De hecho, Holanda será el país central que se quebrará primero – y esta será una crisis que el euro no podrá sobrevivir.

This article is also available in:

Translate this in your language

Like this Article? Share it!

Leave A Response