A lo largo de la crisis de deuda en Europa, los líderes del norte solían decir que no iban a tolerar que sus contribuyentes tuvieran que pagar para los problemas de otros países, y la idea de "rescates financiados por los contribuyentes" ha echado raíces. [...]